martes, 7 de agosto de 2018

MUSULMANES Y KAFIR

COSAS DE GELY

http://cosasdegely.blogspot.com.es/

Muchos españoles desconocen los problemas que están ocasionando los musulmanes en muchas de las naciones del continente europeo donde han acogidos. La convivencia con ellos y la falta de respeto a nuestras leyes está haciendo que dichos problemas se agudicen dado que su número va aumentando paulatinamente.

La visión islámica de Occidente y como supongo nos ven los musulmanes

Europa está siendo invadida y esta invasión en parte ha sido propiciada por todos los gobernantes de la Unión Europea particularmente por la señora Merkel. Ángela Merkel ha propiciado la llegada incontrolada de musulmanes de todo tipo a Europa. Dándose cuenta mas tarde de su error, se invento las cuotas, y con ellas a puesto en peligro a millones de europeos.

Muchos europeos han sido asesinados, desde la masiva entrada de refugiados e inmigrantes ilegales. Todos los actos de terrorismo han sido cometidos por musulmanes en múltiples ciudades europeas. Y esto ha ocurrido porque nosotros los occidentales desconocemos quienes son realmente los seguidores de Mahoma. Es especialmente triste, que a pesar de tanto atentado y de tanta muerte, todavía siga habiendo ilusos mostrando cartelitos de welcome refugiados. Y quien puede asegurarnos que no haya un extremista, detrás de esos musulmanes que cada vez que hay un acto terrorista, aparecen con los cartelitos intentando hacernos creer que el islam es una religión de paz.

Los europeos desconocemos la verdadera realidad de las leyes y costumbres musulmanas, los defensores del multiculturalismo tienen una visión sobre los musulmanes equivocada, creen que salvo su religión, (que no hay que perderla de vista) son muy parecidos a nosotros, pero nada más lejos de la realidad.

El mundo islámico, está formado por un sinfín de países tanto asiáticos, como arábigos y africanos, y la opinión que los progres tienen de ellos, (posiblemente por desconocimiento) contrasta mucho con la que ellos puedan tener de nosotros. Cuando nos llegan noticias de persecuciones, torturas, asesinatos casi siempre a causa de su religión, la principal idea que nos llega a la mente es que esta gente, en sus países no están bien, seguramente es así, su historia siempre ha estado llena de actos violentos, que llevan siglos asimilando con toda naturalidad y no han hecho nada para cambiar.

Cuando los musulmanes llegan a una ciudad europea y su número es reducido, no hay problemas, pero en cuanto la población musulmana se incrementa, las cosas cambian radicalmente. Su primer objetivo cuando esto sucede, es intentar implantar su Ley Sharía y su religión a todo el mundo, sea musulmán o no. “Los progresistas buenísimos” de la izquierda, sus incondicionales defensores, pasan por alto estos detalles y están teniendo una apreciación ligera y equivocada sobre esta gente. Posiblemente cuando quieran darse cuenta de lo que se nos está viniendo encima, será tarde para rectificar. 

La religión islámica desde que fue creada, lleva siglos sin haber experimentado cambio alguno, sus practicantes son tan sumisos hoy a ella, como lo eran en tiempos de Mahoma, de hecho la palabra islam, significa sumisión. Los musulmanes profesan tal obediencia al islam, que no les importa inmolarse por él, no sin antes llevarse por delante a algún kafir (infiel).

Los que los defienden, han visto multitud de veces durante estos últimos años, como sucedían estas cosas, pero no quieren aceptarlo. Todos absolutamente todos los que han cometido actos de terrorismo en Europa, han sido musulmanes, que bien llevaban muchos años afincados en Europa o que incluso habían nacido aquí y eran vecinos nuestros, pero los “progresistas de la izquierda”, siempre han tratado de minimizarlo, con la manoseada palabreja de que se habían “radicalizado” ¡no es cierto! Nacen ya así, es lo que maman en sus hogares y sus mezquitas. Por eso debemos andar vigilantes, y no fiarnos de ellos y por supuesto, no darles nunca la espalda.

La situación radica en lo siguiente: para los musulmanes, hablando claramente, no existe como en el caso de los Occidentales, la diferencia o división entre religión y Estado. Para ellos, y para la mayoría, de países que han sido absorbidos por el Islam, la “Sharia” o interpretación de las leyes coránicas, están por encima de las leyes civiles, no solo de las suyas si no de las de cualquier país Europeo.

La gran mayoría de países musulmanes, tienen la “Sharia” en sus legislaciones y constituciones estatales: Irán, Irak, Afganistán, Pakistán, Siria, Arabia Saudita, etc… unos con interpretaciones más o menos “moderadas” que los otros, pero leyes religiosas al fin y al cabo, las cuales de ser infringidas pueden llevar penas de multas, cárcel e incluso la muerte.
Hemos dejado entrar en nuestra casa (Europa) a un peligroso enemigo, que no acepta la democracia ni las leyes occidentales. Por qué los islámicos ven a todo Occidente y a los occidentales como al “enemigo” contrapuesto a sus ideales y a su religión. Desde tiempos remotos, esto no ha sido un secreto para aquellos que conocen la historia. Lo sabe muy bien el arabista Serafín Fanjul licenciado también en Historia de América y en 2011 elegido miembro de la Real Academia de la Historia. Serafín Fanjul fue director del Centro Cultural Hispánico de El Cairo y es actualmente catedrático de Literatura Árabe en la Universidad Autónoma de Madrid.

Cuando el mundo islámico mira hacia occidente, ellos están viendo al kafir, y los kuffar (en plural), que somos aquellas personas que nos negamos a aceptar el dominio y la autoridad de Alá. Kuffar somos todos los nacidos en los lugares donde durante siglos ha echado raíces el cristianismo. Y les da igual que seamos cristianos o ateos, todo el que no crea el Ala es un kuffar.

Otra cuestión a tener en cuenta, es que para los musulmanes es inaceptable el modo de vida que la democracia permite a los ciudadanos, en los países supuestamente “cristianos” y por lo tanto juzgan de fracasado este modelo de vida. Para que un occidental pueda entender esto, debe tener en cuenta que en los estados islámicos se castiga con la muerte a los homosexuales. Si robas te cortan una mano. Si dejas el Islam serás perseguido hasta la muerte. Está prohibido el alcohol, y otras muchas cosas que según su código moral están reñidas con nuestra democracia y modo de vida. Según ellos piensan somos unos pervertidos, que comemos cerdo, y tenemos perros, animales que ellos aborrecen.

Después de ver este video, alguien puede poner en duda, que los musulmanes no son un peligro para Europa… Los occidentales le hemos ido dando la espalda a nuestra cultura y raíces cristianas, y le hemos abierto las puertas tranquilamente a aquellos que de continuar así acabaran con ellas y con nosotros, si no hacemos algo para impedirlo.




Y para terminar una recomendación lleven mucho cuidado con a quien le dan su voto.

Siguen practicando la ablación a las niñas. El ministro marroquí de Justicia, el islamista Mustafá Ramid, dice: que el matrimonio legal con menores es “por el bien de las niñas”. A esto en occidente se le da el nombre de pedofilia y está considerada una desviación sexual.


Gely Sastre



No hay comentarios:

Publicar un comentario