sábado, 28 de abril de 2018

QUIEN OLVIDA SU HISTORIA ESTÁ CONDENADO A REPETIRLA

COSAS DE GELY


Don Pelayo y la Batalla de Covadonga

Este noble visigodo forma parte importante de la historia de España, ya que está considerado como el rey que inicia la reconquista en el año 722 tras la victoria de Covadonga sobre el ejército musulmán. Pero quien es este personaje. Vamos a intentar acercarnos un poco más a su figura.

Una de las primeras cosas que debemos saber es que según la tradición visigoda el rey no transmite a sus hijos la corona por herencia, sino que son los nobles los que eligen al rey. De ahí vienen los problemas con el rey Witiza que transmitió la corona a su hijo Agila, los nobles no lo aceptaron y eligieron como rey a Don Rodrigo, de manera que Agila y sus partidarios decidieron pedir ayuda a los musulmanes para poder recuperar el poder, de esa manera en el año 711 se produce la llegada de los musulmanes a España, que vendrán no solo a ayudar sino a quedarse.

Una vez asentados los musulmanes en España, un grupo de visigodos entre los que se encuentra Pelayo se refugian en la zona de las montañas de Asturias, algunos han huido ante la posibilidad de tener que pagar impuestos a los dominadores musulmanes, a ellos se unieron personas de las tribus asturianas que tampoco querían hacer frente a estas nuevas tasas. Posiblemente Pelayo era noble, quizás tenía un título y estaba unido al rey Don Rodrigo, es muy posible que los dos fueran primos.

Será en Cangas de Onís donde es elegido Pelayo como príncipe en el año 718, se trata por tanto del líder o rey de un grupo reducido, que se ha refugiado en una zona de difícil acceso.

Pelayo es coronado rey

Los musulmanes decidieron acabar con este foco de resistencia y reunieron un ejército de 10.000 soldados para hacer frente a unos escasos 400 guerreros, era el año 722. Pero es difícil mover por un territorio con montañas superiores a los 2000 metros a un alto número de soldados. Los musulmanes pensaron en una victoria fácil, pero los antiguos visigodos atacando desde las torres de los picos y haciendo guerra de guerrillas lograron diezmar el ejército musulmán.

Se trata de la primera victoria cristiana (hay que convertir la cruz en el símbolo de la victoria) o si queremos de este antiguo grupo de visigodos sobre el ejército musulmán, se trata del comienzo de la reconquista y la reconstrucción de un nuevo reino, que gracias a esta victoria con su capital en Cangas de Onís, va a ir adquiriendo importancia gracias a otras personas que se sumarán a Pelayo tras el éxito obtenido en las montañas de Covadonga.

Pelayo reinará hasta el año 737, casado tendrá dos hijos, uno de ellos llegará a ser el siguiente rey, se trata de Favila, del cual lo único que sabemos es que lo mató un oso.

En una cavidad natural de la Santa Cueva de Covadonga, e introducidos en un túmulo de piedra, reposan en la actualidad los restos del rey don Pelayo, los de su esposa y los de Ermesinda, hermana del rey.

Se conoce como la Reconquista española al esfuerzo de los reyes cristianos por quitarles el poder de la Península Ibérica a los musulmanes. Este proceso comenzó en el año 718 y terminó en 1492 con la toma de granada por los Reyes Católicos. El fin principal de la Reconquista española era extender el poder de los reinos cristianos y el cristianismo hacia el sur y recuperar las tierras conquistadas por los musulmanes. La reconquista fue lenta muy lenta, comenzó con Pelayo en el siglo VIII y no acabo hasta el siglo XV.

Si el noble visigodo Pelayo, levantara la cabeza de su tumba y viera como hoy unos cuantos españoles estúpidos e insensatos, están favoreciendo la entrada de la chusma musulmana, seguramente no lo comprendería. Ocho siglos se tardo en reconquistar la España musulmana, ocho siglos de luchas y miles de muertos, desde entonces han pasado unos quinientos, hoy el traidor no es el conde D. Julián, hoy los traidores son unos cuantos descerebrados ajenos a nuestra historia, que están empeñados en que la invasión musulmana vuelva a repetirse. Ni welcome ni puñetas, los musulmanes por su bien y por el nuestro, deben irse a sus países y los que los defienden si tanto los aman, que se marchen con ellos. Son un peligro

Gely Sastre


No hay comentarios:

Publicar un comentario