viernes, 9 de febrero de 2018

LOS MORISCOS HAN VUELTO - NO APRENDEMOS

COSAS DE GELY
http://cosasdegely.blogspot.com.es/



Que nadie subestime a los ancianos por su aspecto, porque detrás de esos físicos deteriorados por el paso del tiempo, pueden esconderse mentes, lucidas capaces de darse cuenta del la realidad que les rodea. Como muy bien dice el refrán las apariencias engañan y tras una apariencia de senectud puede esconderse la experiencia y el conocimiento que proporcionan los años vividos. La edad que yo sepa, no tiene porque ser obstáculo alguno para permitirnos decir lo que pensamos.

El Reino de Granada cayó en 1492. No obstante los españoles, fuimos generosos con aquellos musulmanes que invadieron nuestra tierra íbera y no les expulsamos. Les permitimos quedarse con la esperanza de que se integrarían lo mismo que estamos esperando que suceda hoy con los que están viniendo. Pero fue como tener a al enemigo viviendo en casa. Jamás se integraron y jamás dejaron de ser nuestros enemigos casi lo mismo que ahora a pesar de que digan que su religión el Islam, es una religión de paz.

Fue en torno a 1610, es decir unos 120 años después de ser reconquistada Granada por los Reyes Católicos, que se decretó la definitiva y masiva expulsión de los moriscos de nuestra tierra tras La Insurrección de las Alpujarras, también llamada en ocasiones rebelión de las Alpujarras, fue un conflicto que enfrentó al reino de España contra la población morisca que vivía en esta zona del antiguo reino de Granada entre los años 1568 y 1570, durante el reinado de Felipe II.
http://cosasdegely.blogspot.com.es/

Esta insurrección estalló en una zona con elevado porcentaje de población morisca, la cual se alzó como protesta de la promulgación de la Pragmática de 1567, que exigía a los moriscos, musulmanes “convertidos” al cristianismo, a abandonar su cultura de origen musulmán. La insurrección se transformó en guerra y provocó cruentas luchas en esta región, con el ejército español comandado por don Juan de Austria.

Esta insurrección influiría en la posterior expulsión de los moriscos de España en el año 1609. Y por fin, en España tuvimos paz.

La insurrección de las Alpujarras es una muestra del fracaso de integración de los antiguos musulmanes convertidos forzosamente al cristianismo. Los moriscos hicieron creer que habían abrazado la fe cristiana pero era mentira, de manera que siguieron, manteniendo su antigua religión y costumbres, lo que despertaba el recelo de la población de cristianos viejos. A ello se unía el temor de que los moriscos españoles se aliaran con los turcos para atacar la península Ibérica, pues era una época en la que el imperio otomano tenía gran poder en el Mediterráneo.

Los moriscos fueron expulsados de España, porque eran el enemigo invasor en casa. Porque eran falsos conversos, porque su ley islámica estaba por encima de las leyes del hombre, porque conspiraban con el norte de África para volver a invadir la península Ibérica, porque espiaban para los piratas berberiscos dándoles las posiciones de los barcos de la armada y de los tercios para que saquearan los pueblos de la costa, y porque jamás se integraron y además se rebelaron.

No si saben ustedes que el corán permite mentir o disimular a los musulmanes si con ello consiguen sus objetivos.

http://cosasdegely.blogspot.com.es/
Actualmente, nuestros “progres” en insufribles políticos, a los que les preocupa más defender el fracasado y frustrado multiculturalismo, que ocuparse de los españoles, defienden y acogen a los musulmanes con los brazos abiertos, a la vez que se les conceden todo tipo de ayudas y privilegios. Ello ha ocasionado un efecto llamada, con lo que la interminable y serpenteante diáspora musulmana no ceja de desplazarse a nuestro país.

El mediterráneo se está convirtiendo en un cementerio, yo ya he dejado de comer pescado, pues solo con pensar los banquetes que se pegan los peces a costa de las pobres gentes que en ellos perecen, se me han quitado las ganas de consumirlo y si lo hago antes procuro leer las etiquetas de las cajas, para saber su procedencia. Pero del mediterráneo ni un pez.

Estamos sufriendo la desgracia de unos políticos torpes que solo se preocupan de sus asuntos y de conseguir votos vengan de donde venga, aunque para conseguirlos tengan que venderse al mismísimo Satanás. ¡Maldita sea! A caso les votamos para eso.

Y a pesar de que algunos musulmanes residentes largo tiempo en España, cuando no nacidos aquí, ya han cometido alguna que otra atrocidad, como los atentados de Barcelona y El 11M y muchos de ellos han sido detenidos en nuestro país, por su vinculación al terrorismo, ninguno de nuestros políticos se plantea evitar esta invasión. No voy a decir lo que pienso de ellos, pero se lo pueden imaginar.


“La religión progre” ha vuelto a nuestros políticos tan ciegos que no se dan cuenta que todo aquello con lo que están beneficiado al vulgo musulmán se lo están quitando a muchos españoles que se encuentran en grave situación.

La cultura musulmana hace siglos que dejó de aportar nada interesante a la civilización, “su esplendor" se diluyo en la noche de los tiempos.

Cuando los musulmanes llegan a cualquier país europeo, lo primero que intentan es imponer sus funestas costumbres, creen que todo lo que ellos practican, es mejor que aquello por lo que se rigen otras culturas. Si tan convencidos están de ello, ¿qué cojones bien a hacer a Europa? que yo sepa aparte de la religión y traer hijos al mundo para que se los mantengamos los europeos, son incapaces de aportar al mundo actual algo de ciencia, tecnología etc...

Los países musulmanes que tienen petróleo, presumen de sus grandes obras y sus modernos trenes, pero todo lo han levantado gracias a la tecnología occidental y a que el petróleo les proporciona abundantes beneficios. Pero… el petróleo se acabará en unas décadas y los musulmanes seguirán viniendo a Europa, porque en sus países se morirán de hambre. Si no empezamos a tomarnos en serio esta invasión, en un próximo futuro cuando sean mayoría los musulmanes, nos impondrán sus absurdas leyes, su perturbada religión, sus costumbres y posiblemente, seremos incapaces de evitarlo, corremos el riesgo de retroceder décadas.

Que otra cosa podemos esperar de los musulmanes y de su vetusta cultura propias de tiempos medievales, a parte de miseria… leer el corán… rezar cinco veces al día… ir los viernes a la mezquita… visitar la Meca por lo menos vez en la vida… celebrar el Ramadan... ¿Es todo lo mencionado anteriormente lo que hará que no sigan abandonando sus países para poder dar de comer a sus hijos? ¿o a caso ha sido eso lo que los ha obligado a abandonarlos?. Si tan sabios e ilustrados se creen (crisol de culturas, según Zapatero) lo que deben hacer es quedarse en sus países y seguir practicando todas esas cosas, que ellos creen que son estupendas. Pero mucho me temo que con los gobernantes que tienen y sus leyes empapadas de fanatismo religioso por los cuatro costados, no dejaran de venir a Europa para seguir viviendo a costa nuestra y dárdanos algún que otro susto de vez en cuando. Pues eso es lo único que hacen los musulmanes halla a donde van.

https://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=479



De los moriscos a las organizaciones contemporáneas: Conversos musulmanes españoles ejercen como la 'quinta columna' de la ‘reconquista’ islámica de Andalucía



No hay comentarios:

Publicar un comentario