miércoles, 12 de julio de 2017

MUSULMANES DETENIDOS EN ESPAÑA DESDE EL 11-M

COSAS DE GELY
https://cosasdegely.blogspot.com.es/


Hoy como de costumbre ¡jaja! hablaremos del islam y de los musulmanes.

En España al igual que en cualquier lugar del mundo donde pongan sus patas los musulmanes, los imanes aprovecharan las oraciones de los viernes para lanzar prédicas subversivas, promoviendo algaradas, disturbios en defensa de la Sharía o, cuando menos, inducir a la animadversión a sus fieles contra los valores asumidos por la llamada “civilización occidental”.

En España, aproximadamente un 6,3% de la población (2.500.000 personas) es musulmán, de los cuales más de 15 mil están en la cárcel y cuestan más de 300 millones de euros al año a las arcas del estado español. Respecto a esto me hago la siguiente pregunta ¿no sería mejor deportarlos y ahorrarnos esos 300 millones?

Conviene recordar que la palabra Islam significa “sometimiento”, al pensamiento “No hay más Dios que Alá y Mahoma es su profeta” de forma que, aunque los musulmanes vivan en un Estado aconfesional, como es el caso de España, para los Mahometanos eso no cuenta. Lo prioritario para un musulmán es instaurar el gobierno de su Dios (Ala) en toda la tierra, fin en virtud del cual, son numerosos los musulmanes (muslim significa “sometido a Dios”) que justifican el uso de la violencia, hasta el punto de la Yihad o guerra santa y atentados como los de las Torres Gemelas, la estación de Atocha, Niza, Manchester etc.

El islam es impuesto a sus seguidores desde todos los ámbitos de la existencia humana (individual, familiar, social, intelectual y política) de ahí su loco afán de querer implantar su patética religión en occidente o en cualquier lugar donde se les acoja.

El islam condena el laicismo, por eso haya donde lleguen los musulmanes trataran de islamizarlo todo, el conocimiento, la libertad de la mujer, el castigo a los homosexuales, la imposición de la Sharía o la necesidad imperiosa de crear un Estado islámico.

Hablar de musulmanes implica hablar de sejismo, babaísmo, sufismo, salafismo, wahabismo o de talibanes, del mismo modo como hablar de cristianos implica hablar de católicos, ortodoxos, luteranos, calvinistas, mormones o testigos de Jehová. Pero con una gran diferencia: mientras para todos los cristianos existen los Diez Mandamientos, el quinto de los cuales es “no matarás”, para los que profesan la doctrina islámica común del Corán, esto no existe, su religion es una mezcla de dogmas, leyendas, historias, fábulas, supersticiones religiosas, mandatos o máximas de economía y política, donde queda definido que la doctrina religiosa islámica es monoteísta, pues los musulmanes creen en un sólo y único Dios que es Alá y Mahoma su profeta, y por su Ala y su Mahoma son capaces de cualquier cosas, incluso de asesinar a aquellos que se les pongan por delante, de ahí sus crueles guerras santas.

La guerra santa en la cultura musulmana es considerada como un deber colectivo de la comunidad islámica, es decir que esta tiene no solo que mantener su religión sino también expandirla por los medios que sean necesarios, y en caso de que los demás pueblos no quieran adoptar el Islam pacíficamente, su maldita religión les alienta a utilizar la espada, o sea aniquilar todo aquello que se oponga a su religión y su Sharía.

Partiendo de esta consideración el islam se muestra como lo que es, un sistema que abarca todos los ámbitos de la existencia humana, condena el laicismo, impone la islamización del conocimiento, somete a la mujer a un estado inferior al del hombre, y promueve la necesidad de crear un Estado islámico, por consiguiente, lo que pretende el islam y los musulmanes es imponer una serie de prejuicios contra la cultura y modo de vida de los occidentales, en base a su concepción de la sociedad que nada tiene que ver con la nuestra.

Y como acontece que el cristianismo con su cada vez más tolerante Papa a la cabeza y en nuestro caso concreto, con un gobierno español que permite el hiyab (velo islámico) pero retira los crucifijos de colegios, lugares públicos y cierra las basílicas al culto de los fieles cristianos, sucede, que mientras, al amparo de esa falsedad llamada “discriminación positiva”, se ampara que los islamistas practiquen la intolerancia cuando se ofende a su religión, mientras se ataca aquello que siempre perteneció a nuestra cultura, ¿que mierda está pasando? . ¿acaso nos hemos vuelto imbéciles?

Nuestros gobernantes demuestran su incapacidad de entender a la variopinta ciudadanía española, por ello me gustaría decirles para que se enteren de una puñetera vez: que el islam y los musulmanes no sólo son incompatibles con la democracia, también lo son para los que asumimos sus leyes, cultura y pertenecemos con todos los derechos a esta nación llamada España .

En todos los lugares donde se han arraigado las creencias transmitidas por Mahoma y su revelación, se ha implantado la Sharía. Arabia Saudita, Irán, partes de Pakistán, Nigeria, (y si las cosas continuan como hasta ahora, pronto lo veremos en algun que otro paìs europeo). Allí donde se ha establecido la Sharía, ha sido perjudicial, ha conducido a matanzas, amputaciones y tiranías.

El islam, como conjunto de ideas, no es compatible con la democracia porque, al contrario que la democracia, niega la vida. El islam, al contrario que la democracia, niega la libertad. El islam, al contrario que la democracia, niega los derechos de la mujer, de ahí la obsesión con la ablación del clítoris y otra cosas que por no extenderme no voy a relatar.

El mundo musulmán comprende a mil cuatrocientos millones de personas. El 81% vive en 57 países que tienen mayoría musulmana. Sólo cinco de ellos Benín, Guyana, Malí, Senegal y Surinam están clasificados como países libres por la Freedom House.

Es obvio que el mundo musulmán se encuentra en medio de una crisis material, política, social, sociológica y sobre todo tecnológica, crisis que pueden ser las responsable de que algunos se empeñen en sumergirse en la historia islámica (en la época del Profeta, el siglo VII, de la cual, por cierto, no existen archivos históricos precisos) y buscar ejemplo en la vida del Profeta. Y el ejemplo que extraen del profeta Mahoma se acerca más a la postura de quienes piensan como el terrorista Bin Laden, los ayatolas iraníes o el actual ISIS.

La razón por la que muchas personas, independientemente de su raza, su color, su idioma, su país, apoyen a los musulmanes, es por su total desconocimiento las Escrituras Sagradas de los musulmanes (el Corán), de cuya ignorancia se aprovechan estos.

En Todo sobre el Islam, un cristiano iraquí que, al igual que su familia ha padecido la persecución y martirio por ser cristiano, el doctor Raad Salam Naaman, hoy refugiado en España y profesor de la Universidad Complutense, expresa que, “El mundo musulmán debe cambiar y sus fieles deben emprender o tener otra orientación distinta en la vida. Así como el cristianismo en su devenir ha sufrido los vaivenes de las épocas, llegando a la actualidad con la capacidad de aclarar su mensaje, dejando abandonado en el camino las secuelas de épocas oscuras. Sería sugerente que el mundo musulmán tras recorrer este mismo camino considerara con el cristianismo, el judaísmo y el pensamiento actual en el acercamiento, el diálogo, la conciliación, la concordia, la paz, la fraternidad, la convivencia pacífica con los demás seres humanos de otras nacionalidades y religiones”.

Sin embargo, los buenos deseos del profesor Naaman, contrastan con la realidad que se está viendo en muchas ciudades de España, donde se está proyectando el estremecedor documental “Defensores de la fe”. si queréis verlo podéis hacer aquí. https://youtu.be/aabG85LH8cM

Hoy un cristiano es martirizado cada cinco minutos en tierras musulmanas, mientras los musulmanes que hemos acogido, hoy convertidos en terroristas surgen bajo de las piedras entre la población mahometana de las ciudades Europeas que los han amparado, sembrado estas de terror, miedo, e inseguridad.

Me reitero en lo dicho: “No podemos ser ingenuos. Islam y democracia son incompatibles. El Islam es una teología que rige todos los aspectos de la vida: las costumbres sociales, la casa, el vecindario, el país, es una receta que sirve para todo pero... Es muy complicado que esta religión evolucione hacia valores democráticos” no está en su ADN.

Es posible que “La economía de Europa este en crisis, pero jamás deben estarlo sus principios, su cultura, su respeto a los derechos humanos ni sus valores democráticos. Prohibir los minaretes como se ha hecho en Suiza o el burka, como se ha hecho en Francia, es simplemente un buen intento de hacer saber a los musulmanes, que si pretenden imponernos los suyos más vale que cojan sus bártulos y se vayan por donde vinieron.

Cada vez que te cruces con un musulmán o musulmana que lleve velo o chilaba, te cruzas con practicantes de la religión monoteista que se basa en el libro del Corán. Sus fieles creen en Alá (Dios) y en el profeta Mahoma como su mensajero. "Parece ser que el Corán de hecho, fue dictado por Alá a Mahoma a través de Yibril (el arcangel Gabriel) según afirma la trdición islamica.

Fuentes:  Gely Sastre, doctor Raad Salam Naaman y Youtube

No hay comentarios:

Publicar un comentario