viernes, 2 de junio de 2017

HAY ESTÚPIDOS QUE LLAMAN ISLAMOFOBIA A LA LUCIDEZ

COSAS DE GELY

http://cosasdegely.blogspot.com.es/


HAY ESTÚPIDOS QUE LLAMAN ISLAMOFOBIA A LA LUCIDEZ 

El islam, los árabes, los musulmanes practicantes, salafistas, chiíes, suníes, etc… los africanos en su mayoría también musulmanes son un peligro para Occidente.

Políticas de natalidad, musulmanes, mezquitas, imanes radicales y yihadismo. ¿Qué será de los europeos tras el proceso de islamización de Europa? ¿Os lo habéis preguntado alguna vez? yo de vosotros empezaría a hacerlo…


A nadie con dos dedos de frente, se le puede escapar que en Europa se está produciendo un peligroso cambio, mutación que en un futuro próximo afectara a todos sus ciudadanos. Sé que muchos europeos viven ajenos a la lenta pero inexorable permuta que se está produciendo. A los “buenísimos” que defienden a toda ultranza la llegada de refugiados y el advenimiento de las hordas africanas que están asaltando Occidente, posiblemente no podamos pedirles cuentas de su equivocada actitud en el futuro, será demasiado tarde, su “talante” desafortunado nos está llevando al caos. Ya se está cumpliendo, el exterminio y suplantación de nuestra raza y cultura es evidente. Este proceso ya ha empezado lo estamos viendo, viviendo y sufriendo cada día en miles de ciudades europeas, pero muchos de los ciudadanos de este continente, son incapaces de darse cuenta de que la substitución de nuestra población ya comenzó. Primero con la inmigración de los famélicos pueblos árabes, y africanos, y últimamente con la llegada masiva de refugiados musulmanes a Europa.


No hace mucho leí un artículo a este respecto que más o menos decía así: Ángela Merkel reclamaba volver a las raíces cristianas de Europa, la canciller se empezaba a dar cuenta del problema de que en muchas ciudades, los cristianos eran minoría y la llegada de refugiados había hecho imposible la convivencia con los musulmanes pues en lo que se refiere a su fe y religión, todos son radicales. Es triste ver como personas que están en su país son amedrentadas, por gente a la que han acogido, ¿me gustaría saber que dicen los “buenísimos” defensores de los refugiados a estos sucesos?


Pero el asunto no acaba aquí, resulta que las autoridades alemanas se vieron obligadas a separar a los refugiados según la religión que profesasen para evitar casos como el de una familia cristiana acogida en un centro de Baviera, cuyo padre reconoció ante las cámaras, haber recibido golpes y amenazas por parte de refugiados sirios.


Les dejo un fragmento de un artículo de Gonzalo Barreño en La Voz de Galicia, con el que me identifico totalmente:

Mientras la intelectualidad europea, especialmente la de izquierda, critica de manera feroz, y en muchos casos con razón, el pensamiento reaccionario de la Iglesia católica, es difícil encontrar una voz que cuestione al islam, pese a que no respeta derechos establecidos en Occidente, entre otros los de las mujeres. Y, si surge alguna, es tachada de racista. El escritor francés Michel Houellebecq, un tipo siniestro, de opiniones discutibles y en algún caso despreciables, tiene razón, sin embargo, cuando afirma que la islamofobia no es racismo, porque la religión musulmana no es un atributo racial. No se entiende por qué la cristianofobia es progresista y la islamofobia, fascista. El islam debe cambiar algunos de sus valores. Solo a través de la crítica a los aspectos más intolerantes de cualquier religión se ha conseguido históricamente su moderación. Desde ese punto de vista, la crítica al islam no solo es lícita, sino necesaria. Con atentados o sin ellos.

Pueden leer el artículo completo abajo



No hay comentarios:

Publicar un comentario