lunes, 3 de abril de 2017

SUSANA DIAZ LA MANIPULADORA Y EL PSOE RENOVADO

COSAS DE GELY










A los sufridos y fieles militantes socialistas que todavía le quedan al PSOE, hoy se les ofrecen tres alternativas para elegir a un nuevo secretario general. Deberán decidir entre tres opciones, la de Susana Díaz (la manipuladora a la que hace unos días vimos acompañada de lo más casposo y rancio del antiguo PSOE), la del “monótono” Patxi López, o la del traicionado y denostado Pedro Sánchez.

Es preciso que estemos atentos y conocer bien el perfil de estas personas para no volver a caer en sus trampas, ni en los errores del pasado. La crisis no ha sido una casualidad a ella nos condujeron los errores de todos los que nos han gobernado, desde Felipe ,a Aznar, pasando por Zapatero y Rajoy, este último ejecutor y verdugo de todos los desmanes cometidos por sus predecesores, que para nuestra desgracia tras el apoyo del PSOE sigue como presidente  del gobierno.

Susana Díaz Pacheco Sevillana, nacida en 1974,  llego de rebote  a la presidencia del gobierno de Andalucía, tras la dimisión de su amiguísimo el imputado Griñan. Esta gran manipuladora de piquito de oro, consciente de su entorno, para conseguir beneficios propios, (que sin duda alguna han afectado cruelmente a su “compañero” Pedro Sánchez), quiere liderar el PSOE, para según ella dice: “volver a las victorias y a los logros” de los gobiernos de Felipe González (“el ideólogo de las privatizaciones y posible teórico del Gal”) y del fracasado, José Luis Rodríguez Zapatero, (el insensato que no vio venir la crisis y legalizo a 700.000 musulmanes).


Del paso de este insensato por la presidencia del gobierno y de su apoyo a los musulmanes, es conveniente que hagamos algo de memoria: el 16/9/2008 Zapatero se fue a Turquía a clausurar el Ramadán junto a su amigo el islamista Erdogan, Primer Ministro otomano. La noticia causó sorpresa a muchos que como yo, nos hemos aburrido de oírle a ZP, predicar las ventajas del laicismo, que por lo visto sólo son aplicables en países de “larga tradición católica” como España.

Pero si lo anterior resulto en su día sorprendente, el pasmo fue mayúsculo, cuando Zapatero, aseguro que España era un país que se sentía “orgulloso de la influencia del Islam”.

Me pregunto dónde ve este señor el orgullo. ¿En 700 años de conquista de nuestro suelo por fuerzas militares mahometanas, que barrieron toda la Península dejando sólo a salvo la cornisa Norte? ¿O quizás en nuestras relaciones históricas con Turquía, que se plasmaron en encuentros tan poco amistosos como la Batalla de Lepanto? ¿O acaso en las miles de torres vigías que bordean toda la costa mediterránea que en su dia sirvieron para alertarnos de la llegada de los musulmanes que tras ser desalojados de España, por los Reyes Católicos, intentaron una y otra vez volver a invadirnos? Desde esas torres nuestros antepasados alertaron miles de veces a la población de la llegada de los musulmanes con el famoso grito ¡Hay moros en la costa!

¿Será que Zapatero está orgulloso de Tarik, de Almanzor y de los almohades, de la Sharía, de la brutal discriminación de la mujer y de la cruenta represión contra los homosexuales en la práctica totalidad de los países de mayoría musulmana (aunque a algún lector progre le ponga furioso que se le recuerde esto último)?

Pues bien, dicho lo anterior, el pasado 26/3/2017, se nos presentó la grandilocuente Susana Díaz arropada de toda esa cúpula de casposos que en el pasado nos condujeron a la ruina actual. También lo hizo acompañada de unos cuantos varones decadentes y de algún que otro beneficiario de las siempre lucrativas y polémicas puertas giratorias, como Trinidad Jiménez. Susana grito y rugió, para decirles a los cientos de militantes reclutados de diversas partes de España (viaje incluido gratis) y que todavía no sabemos quién pago); que se presentaba a la secretaria general para gobernar “desde la victoria”, por lo que su reto es que el PSOE sea la primera fuerza política y no tener que “entregarse” a otro partido, que diga esto Susana Díaz después de todo lo que en su dia dijeron los casposos acólitos que la acompañaban, (Felipe, Rubalcaba, los varones etc.) siempre dispuestos a favorecer la gobernabilidad del PP, es para morirse de risa.

Susana, nos está tomando por estúpidos, ¿acaso no fue Susana y su gestora los que destituyeron a Pedro Sánchez porque este se negaba a que el PP gobernara? todos hemos visto como Felipe González y los barones del PSOE preferían un gobierno del PP con tal de no pactar con otras fuerzas políticas. Esa es la manera de actuar de los manipuladores. Los manipuladores son personas que, para obtener lo que quieren, emplean todo tipo de palabrería y artimañas para conseguir hacer su voluntad, suelen tener un piquito de oro, y cuando consiguen lo que quieren se olvidan de todo y no te dan ni las gracias. Eso es lo que ha hecho la gestora y Susana Díaz con Pedro Sánchez.

No es que Pedro Sánchez sea santo de mi devoción, pero tras la traición sufrida por este hombre, atacado por toda la cúpula de su partido y más tarde por la gestora claramente posicionada en su contra y descaradamente a favor de Susana Diaz. Si hoy tuviera la tentación de votar a alguien del PSOE, sin duda alguna votaría a Pedro Sánchez.

De Patxi López poco o nada tengo que decir, salvo que me parece aburrido y que actúa como un verso suelto. No creo que tenga ninguna posibilidad.

Los seres humanos tenemos un vicio repugnante, y es el de dar culto a la personalidad y mitificar a muchos políticos, que a pesar de la corrupción y de sus fracasos del pasado, consideran que por el mero hecho de haber ostentado un cargo político son superiores al resto de ciudadanos, y que ello les concede el privilegio de meter sus asquerosas narices en todas partes, aunque ya no desempeñen ningún cargo en la política activa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario