miércoles, 12 de abril de 2017

EL ISLAM RETA A OCCIDENTE

COSAS DE GELY

http://cosasdegely.blogspot.com.es/





http://cosasdegely.blogspot.com.es/

El Islam reta a Occidente

Articulo de Nemesio Rodríguez Lois escritor y periodista Mejicano
El peligro que el Islam representa en nuestros días.

Libertad religiosa

Habrá que empezar diciendo que a los musulmanes se les detuvo el reloj hace más de mil años.

Cuando estaba a punto de cumplirse el primer milenio de la Era Cristiana, todos creían que el fin del mundo se produciría en cuanto llegase el año 1000.

Y por si esa creencia universal no bastase, por aquellos tiempos un fanático musulmán de nombre Almanzor arrasaba la Península Ibérica sembrando a su paso muerte y desolación.

Era tal el fanatismo de este guerrero, que incendió la ciudad de Santiago de Compostela, destruyó su catedral y ordenó que las campanas de dicho templo fuesen llevadas hasta Córdoba a hombros de cristianos.

Y como Almanzor, eran todos los que le seguían y vinieron después, fuesen almorávides, almohades o benimerines.

La amenaza terminó para Europa cuando los Reyes Católicos tomaron Granada, concluyendo la Reconquista y expulsando de España a los moros.

Muchos años después, en 1571, don Juan de Austria, bisnieto de Isabel La Católica, le daría otro duro golpe al Islam al derrotar a los turcos en la batalla de Lepanto.

Desde entonces, el mundo respiró tranquilo, puesto que la amenaza musulmana parecía ser cosa del pasado, al ver cómo los creyentes de dicha religión habían preferido cuidar camellos en las candentes arenas de los desiertos de Arabia y del norte de África.

Sin embargo, a partir del conflicto árabe-israelí, la amenaza volvió a presentarse, ya que los seguidores de Mahoma no se conforman con atacar al Estado de Israel, sino que –como en tiempos de Almanzor– tienen sus ojos puestos en Occidente.

Hoy en día Europa está invadida por musulmanes; tan sólo en Francia viven más de seis millones que, a pesar de estar viviendo allí por varias generaciones, continúan practicando la religión del Profeta.

La invasión de Europa por parte de los musulmanes no la hicieron a la antigua usanza, como cuando los moros cruzaron el Estrecho de Gibraltar, o como cuando los piratas berberiscos saqueaban puertos del Mediterráneo.
http://cosasdegely.blogspot.com.es/

La invasión se ha hecho por medio de inmigrantes famélicos que llegan a las costas españolas a bordo de pateras o que saltan las alambradas de Melilla.

Una vez en España, desde allí se distribuyen por el resto de Europa. No todos pasan por este país, ya que muchos toman otros caminos, como pudieran serlo las islas situadas al sur de Italia.

Ya establecidos en Europa, entran en contacto con los imanes que los adoctrinan en las mezquitas que se encuentran en las ciudades más importantes. Y, una vez adoctrinados, quedan fanatizados de tal modo que no tienen otra ilusión en la vida que la de luchar contra la civilización occidental y cristiana.

Entretanto, el mundo occidental tiene ya muy poco de cristiano y mucho de agnóstico y burgués.

Esto causa que las familias se desintegren y baje la natalidad. Al mismo tiempo, los musulmanes se reproducen como conejos, lo cual hace que –a mediano plazo– se presente un panorama en el cual la población islámica sea la que acabe imponiéndose.

Y mientras Europa ve crecer esa amenaza dentro de sus fronteras, allá al sur de Siria y norte de Irak se ha creado un “califato” que se ha propuesto, primero, reconquistar territorios que antes fueron suyos, para luego dominar el resto del mundo.

Un “califato” que tiene seguidores en los extremistas de Boko-Haram, en Nigeria, así como en otros grupos distribuidos en diferentes países africanos y asiáticos.

Esa es la patética realidad… ¿Sabrá Occidente reaccionar a tiempo?



No hay comentarios:

Publicar un comentario