jueves, 9 de febrero de 2017

EL INFIERNO NO EXISTE

COSAS DE GELY







EL INFIERNO

Llevo días documentándome sobre los infiernos tanto católico como musulmán. El infierno, no ha sido solo patrimonio con el que nos ha amedrentado el catolicismo, la religión musulmana también ha utilizado este ficticio lugar para atemorizar y someter a sus seguidores. En ambos casos tanto católicos como musulmanes, le han echado más imaginación al infierno que al cielo.

No hace mucho una serie de declaraciones realizadas por el papa Francisco respecto al infierno, causaron un revuelo en las redes sociales. Y es que las palabras dichas por la cabeza de la iglesia católica nos asombraron a todos; el Papa por si no lo recuerdan dijo textualmente: ‘Al igual que la fábula de Adán y Eva, vemos el infierno como un recurso literario’. O sea, la iglesia Católica nos ha estado amenazando y mintiendo respecto al infierno durante siglos sin motivo alguno.

Leer mas en: ESCANDALO! El Papa Francisco: “El infierno no existe y Adán y Eva es un cuento” http://difusionlibre.com/roberto/escandalo-el-papa-francisco-el-infierno-no-existe-y-adan-y-eva-es-un-cuento#ixzz4Xt8vrPzX

Si las descripciones católicas del infierno en su día fueron terribles, las musulmanas son más aterradoras y siguen vigentes. Dicen asi: “Realmente, a quienes no creen en nuestros versos, les quemaremos en un fuego, y cada vez que su piel se queme, le cambiaremos la piel por otra nueva, para que paladeen el castigo” (4:56). Sadismo puro. Son recitaciones propias de un resentido que tiene fantasías de vengarse de sus enemigos, si no en esta vida, entonces en la próxima.

Otras igualmente espantosas, siempre alusivas al fuego: “El fuego quemará su rostro, y en él permanecerán sombríos” (23:104); “¡Quía! Los infieles desmienten la hora. Para quienes desmienten la hora, prepararemos un hogar. Cuando éste desde un lugar lejano lo vea, oirán su enfurecimiento y chisporroteo. Cuando se les eche entrelazados en un lugar angosto, dentro de él, allí mismo, pedirán la aniquilación” (25:11-13); “Los culpables verán el fuego y creerán que no van a caer en él, pero no encontrarán escape” (18:53). La lista de versos que describen los castigos infernales es muy extensa.

La única verdad sobre el maldito e inexistente infierno es la desesperación espiritual creada a los ingenuos creyentes que practican estas religiones maléficas que ven el pecado en todas partes, si darse cuenta, que lo mas pecaminoso que existe es su propia existencia. Pero el mayor problema a este respecto, es que la mayoría de seguidores musulmanes asumen y practican el Corán, este para ellos es literalmente la palabra de Dios, y esas descripciones infernales que el Corán describe del infierno, para los musulmanes son reales y se refieren a un lugar existente con fuego y demás torturas.

A los musulmanes se les enseña que el Infierno es un lugar real preparado por Dios para aquellos que no creen en él y se rebelan contra sus leyes y rechazan a sus mensajeros. El Infierno coránico para los musulmanes es un lugar real, no un mero estado mental o entidad espiritual. Los horrores, dolor, angustia y castigo son reales. El Infierno es la máxima humillación y pérdida, y nada es peor que eso, así lo dice el Corán: “¡Señor nuestro! Por cierto que a quien introduzcas en el Fuego lo habrás degradado. Y los inicuos no tendrán quien les auxilie.” (Corán 3:192) “¿No saben acaso que quien se enfrente a Dios y a su Mensajero estará perpetuamente en el fuego del Infierno? Esto será una terrible humillación.” (Corán 9:63)

La doctrina del infierno, tanto en la doctrina cristiana (hasta hace poco) como la musulmana, han sido y son el mas indecente chantaje utilizado para manipular la mente de aquellos incautos humanos que han creído y siguen creyendo en ellas. Las descripciones coránicas del infierno son, las más brutales y desproporcionadas con las faltas que pretenden castigar.

Según el Islam, es Dios mismo quien administra los castigos infernales; Esta claro, un Dios sádico jamás delegaría en nadie el deleitarse con la torturar de los “malvados” eso lo reserva para él solo.

En el Islam, la figura del diablo no ha tenido la influencia que sí tiene en el cristianismo. Parte del peregrinaje a La Meca consiste en simbólicamente arrojarle piedras. Hoy en ningún país occidental se castiga a nadie por brujería, en la mayoría de países musulmanes se sigue haciendo, especialmente en Arabia Saudita, Pakistán y otros países con versiones muy estricta del Islam, en ellos se tipifica a la brujería como delito (la creencia en el “mal de ojo” tiene bastante apoyo en el hadiz), y se ejecutan a los acusados. Los musulmanes tienen muchas supersticiones (algún hadiz recomienda beber orina de camello, usar alas de moscas como remedios, etc…), la obsesión con el diablo ha sido tradicionalmente habitual.

El término hadiz designa toda narración o relato referido al profeta Mahoma, directa e indirectamente, sobre lo que este dijo (recomendando, ordenando, prohibiendo), enseñó o simplemente se vio que solía hacer, aunque no lo recomendara específicamente a sus seguidores. Hay incluso hadices en los cuales se narra simplemente que el Profeta aprobó tácitamente cierta conducta en otros, y en consecuencia tal conducta se vuelve vinculante para los musulmanes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario