jueves, 23 de febrero de 2017

DONDE EL ISLAM CRECE LA LIBERTAD MUERE

COSAS DE GELY

http://cosasdegely.blogspot.com.es/






Como muy bien dice el refrán, nunca es tarde si la dicha es buena. Con esto quiero referirme al fracaso del multiculturalismo.

Hemos de admitir que aunque tarde y tras las desagradables consecuencias ocasionadas por las hordas musulmanas en toda Europa, la realidad de los problemas causados por esta chusma, ha hecho que los gobernantes europeos admitan claramente, el fracaso del multiculturalismo en nuestras sociedades. Tras Merkel, ha sido Cameron y como no el Brexit, quien han levantado acta de defunción de una forma de entender la inmigración, equivocada por múltiples razones.

En primer lugar hablaremos de España, nuestro país no precisa de inmigración pues el recibir inmigrantes es destinarlos al mismo mundo de miseria que viven millones de españoles, Por eso no entiendo que haya bobos que salgan a la calle a pedir que vengan refugiados. Estos destalentados, no son capaces de darse cuenta, que el paro es una agonía para muchos nacionales, y que todos los refugiados que vengan irán a incrementar el mundo de miseria en el que viven millones de españoles. De manera que aquellos que vengan a España huyendo de la pobreza, lo único que encontraran será ir a engordar las listas de los Servicios Sociales de la mayoría de ayuntamientos. En la España de hoy no se suben ni las pensiones, el gobierno a condenado a los pensionistas, a la miseria con la mezquina subida del 0´25 %. La mentirosa y fracasada política multicultural para lo único que ha servido hasta ahora, ha sido para que los musulmanes se encierren en guetos, donde esta plaga se aparta por propia voluntad de la sociedad, creando una sociedad paralela en la que se rigen por sus propias leyes, sin interés alguno por integrase y causando graves problemas a las arcas públicas.

En segundo lugar, la inmigración musulmana que no tenga trabajo no debe permanecer en Europa, debe irse a sus países, de no hacerlo este multiculturalismo musulmán del paro se convertirá en un grave problema incontrolable como ya está sucediendo. En Europa todos los inmigrantes musulmanes sobreviven en un mundo cerrado y dominado por oscuros y radicales imanes, que acaban sometiendo a todos ellos a las rígidas y despóticas leyes de la Sharía, aplicada de espaldas a la ley del país donde se encuentran con gran violencia y exigencia.

En tercer lugar, el multiculturalismo crea un problema de seguridad ciudadana, al constituirse guetos que van progresivamente quedando al margen del Estado de Derecho y de las fuerzas de seguridad, creciendo el número de actividades delictivas y arruinando barrios enteros de nuestras ciudades.

En cuarto lugar, la práctica totalidad de las mezquitas y lugares de reunión islámicas están en manos de imanes radicales, que fomentan el odio a Estados Unidos, Israel, occidente y el cristianismo, y que en nombre del multiculturalismo son permitidas e incluso financiadas con dinero público.

En quinto lugar, la frustración de ver destrozadas sus expectativas, la ausencia de legalidad en comunidades cerradas, y el adoctrinamiento islamista, acaban empujando a muchos jóvenes musulmanes a colaborar con las redes terroristas, implicándose tanto en atentados en Europa como viajando en Irak o Afganistán para morir matando.

En sexto lugar, la mayor parte de las comunidades musulmanas son hostiles al régimen democrático y a la cultura occidental, lo que suponen un dificultad para la paz social y un grave problema de convivencia con los ciudadanos europeos. 

Está claro que el multiculturalismo entre musulmanes y europeos ha muerto, yo diría que no ha funcionado nunca. Porque los musulmanes jamás renunciaran a ninguna de sus costumbres y todo lo someten al despotismo islámico. Despotismo que ha arruinado la seguridad en de barrios europeos donde los ciudadanos occidentales han tenido que abandonar sus casas, porque el radicalismo islamista ha ido en aumento. Porque dicho radicalismo ha sido caldo de cultivo del terrorismo y ha puesto en peligro nuestro modo de vida, que es el que atrae a millones de inmigrantes a vivir aquí. 

El multiculturalismo ha sido y es una pésima idea.

DONDE EL ISLAM CRECE LA LIBERTAD MUERE


No hay comentarios:

Publicar un comentario