lunes, 23 de enero de 2017

CUANDO FALLA LA EMPATIA

COSAS DE GELY



En ocasiones, las circunstancias de la vida, nos llevan a tomar decisiones que no nos gustan y a hacer cambios en nuestro modo de relacionarnos, con personas que un dia fueron importantes en nuestra vida.

Quien se ha divorciado, separado, o se ha visto traicionado por alguien a quien quería, sabe de lo que hablo. Quiero dejar claro, que ello no significa que dichas personas sean peores ni mejores que nosotros, simplemente dejamos de empatizar con ellas.

Cuando por alguna razón, que no tengamos suficientemente clara, (pero intuyamos), nuestras relaciones con ciertas personas, a las que nos sentíamos fraternalmente unidos hayan ido cambiado a peor, (pausada pero inexorablemente) debemos de dedicar algo de tiempo a analizar el asunto, y preguntarnos, porque ha sucedido esto.

Está claro que nada es para siempre, y menos aun si ello implica que tengamos que renunciar a expresarnos con libertad sobre cualquier tema, para agradar a otros, esto sería hipócrita por nuestra parte. La hipocresía consiste precisamente en eso, en decir a los demás aquello que les gusta oír, aunque sea una falsedad.

La mayoría de las veces son nuestros hábitos y arraigadas costumbres las que nos llevan a perder muchas amistades. La culpa de esto no la tiene nadie, los seres humanos somos así y así continuaremos siendo, a no ser que ocurra un “milagro”.

Cuando deja de haber empatía entre las personas y desaparece ese sentimiento de afectividad que un día tuvimos hacia a aquellos que fueron nuestros amigos, compañeros etc… pienso que lo mejor es renunciar a su compañía, cosas peores se dan en la vida. Siempre hay un límite para todo. Sería absurdo seguir fomentando amistades que lo único que persiguen es abatirnos y proporcionarnos sufrimiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario