jueves, 1 de diciembre de 2016

¡ PELIGRO! SOCIEDADES PARALELAS

COSAS DE GELY

http://cosasdegely.blogspot.com.es/



El partido suizo Unión Democrática del Centro (UDC/ derecha conservadora), proyecta nuevos pasos contra la expansión del Islam en Suiza tras de que el electorado suizo aprobara la prohibición para construir nuevas torres en las mezquitas.

En su agenda figuran medidas legales más estrictas contra casamientos forzados y la mutilación genital de las mujeres, además de prohibir el burka en público y las clases especiales de natación para alumnos musulmanes.

"Los votantes dieron una señal fuerte para detener la reivindicación de poder del Islam político en Suiza a expensas de nuestras leyes y valores. Los musulmanes deben ser animados a integrarse en la sociedad", dice Adrian Amstutz, parlamentario y antiguo miembro de la UDC.

Su grupo –uno de los principales partidos en el Parlamento– fue el principal patrocinador de la iniciativa para proscribir la construcción de alminares, que obtuvo el 57% de los votos.
Amstutz asegura que su partido lanzará nuevas medidas en el Parlamento para contener la progresiva Islamización de la sociedad suiza.

"Los matrimonios forzados, la circuncisión femenina, la dispensa especial de las clases de natación y el burka están a la cabeza de la lista", explica Amstutz, además de añadir que su partido estaba también considerando la prohibición de los cementerios musulmanes especiales.

El líder de la formación, Toni Brunner, indicó que los musulmanes asentados en Suiza deben darse cuenta de que no pueden aparecer en el trabajo con un pañuelo en la cabeza.


No a lassociedades paralelas

El partido dijo que los resultados de la votación sobre los alminares mostraron que los votantes suizos no querían sociedades paralelas y derechos especiales.

"Nuestras leyes se aplican a todo el mundo. Tenemos que controlar la inmigración. Aquellos que rompan la ley tienen que marcharse del país", estableció el partido en un comunicado.

La UDC recogió las firmas suficientes para una iniciativa encaminada a la expulsión de extranjeros delincuentes o de aquellos que abusan de las prestaciones sociales. Todavía no se ha fijado una fecha para su votación a escala nacional.

En octubre pasado, el Gobierno anunció sus planes para hacer más estrictas las leyes contra los matrimonios forzados, mientras que la formación de centro derecha, el Partido Demócrata Cristiano, ha impulsado una prohibición de llevar la burka –un vestido holgado que cubre el cuerpo y que incluye un velo en la cara– en un intento de luchar por los derechos de la mujer.



Tomar medidas

Amstutz está convencido de que es el momento adecuado de tomar medidas.

"Hasta la fecha nuestras propuestas han sido rechazadas o se han visto diluidas", dijo. "Quizá es el comienzo para que el Gobierno y otros partidos hagan algo".

El partido también dejó claro que no toleraría ningún intento de retardar la aplicación de la prohibición.

"Aquellos que cuestionen tanto el texto de la iniciativa como su puesta en práctica muestran una alarmante falta de comprensión de los derechos democráticos."

La dirección del partido pidió a Suiza que suspendiera su participación en los acuerdos internacionales si la Corte Europea de los Derechos Humanos se pronunciaba en contra de la prohibición de los alminares. Sin embargo, esta eventualidad fue descartada por la ministra de Exteriores helvética, Micheline Calmy-Rey.



Una asociación local musulmana de Suiza anunció el lunes que impugnaría ante los tribunales la prohibición de construir nuevos alminares en la población de Langenthal (Berna), incluso si tal medida se prolongara durante años.

Es probable que la decisión del domingo sea rechazada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo, según el experto en cuestiones legales Walter Kälin, citado por la agencia de noticias suiza.

En la actualidad existen cuatro alminares en Suiza y cerca de 200 mezquitas y lugares de oración, y están pendientes solicitudes de construcción de alminares.

Fuente:
Urs Geiser, swissinfo.ch
(Traducción: Iván Turmo)


Mi opinión personal a este respecto, es el siguiente: si a los inmigrantes musulmanes (la mayoría de las veces ilegales) no les parece bien como se les trata en suiza, o en cualquier otro país europeo y no quieren adaptarse ni respetar sus leyes, que se vayan. ¿Que harían ustedes con alguien al que acogieran en sus casas y ese alguien en vez de agradecérselo, tratara de imponerle sus normas y rechazara aquellas por las siempre se han regido usted y su familia?. Pues eso es lo que está ocurriendo en muchos países con los invasores musulmanes, nadie los ha invitado, nadie les ha pedido que vengan, la mayoría de ellos han entrado ilegalmente en Europa, se les ha acogido, se les ha dado trabajo casa, y disfrutan de casi más derechos que los y europeos.

Se les ha permitido construir mezquitas, pero ellos poseídos por su tiránica religión, se niegan a acatar las leyes de los países donde han sido acogidos. Los musulmanes no tienen nada bueno que aportar a Europa, al contrario donde ponen sus pies, lo único que surgen son problemas. Rechazan la democracia y no contentos con todo lo que se les ha permitido y se les ha dado, lo único que hacen es exigir mas y mas. A sus mentes sometidas al Islam lo único que les interesa es imponer allí donde van su rancia cultura y sus peligrosas leyes. Esto no se puede tolerar por más tiempo.

Gely Sastre


No hay comentarios:

Publicar un comentario