lunes, 26 de septiembre de 2016

EL FRACASO DEL MULTICULTURALISMO

COSAS DE GELY

http://cosasdegely.blogspot.com.es/



El fracaso del multiculturalismo


A los fundamentalistas es imposible integrarlos

El multiculturalismo se basa en la convivencia de distintas culturas sin tener que renunciar a sus creencias y costumbres. El multiculturalismo que unilateralmente han tratado de imponernos los distintos gobiernos de Europa a los ciudadanos europeos (sin contar con nosotros) ha sido un fracaso total. Según yo lo veo, cuando existen culturas tan cerradas en sí mismas, tan hostiles y tan fundamentalistas como el Islam, lo único que se consigue al querer que cohabiten entre ellas, es que en lugar de convivir se acumule rechazo y odio, lo que se convierten en buen caldo de cultivo para la violencia.

Por si no sabes el significado de fundamentalismo, te diré que es una actitud contraria a cualquier cambio o desviación en las doctrinas y las prácticas que se consideran esenciales e inamovibles en un sistema ideológico y especialmente en el religioso. De ahí el fracaso del multiculturalismo y la integración musulmana, ellos jamás se desviaran de sus costumbres, ni de las enseñanzas de su profeta, por eso, acoger a esta gente supone un gran riesgo y un peligroso avance del fundamentalismo en Europa y el mundo.

Francia, Bélgica, Inglaterra, Holanda, Alemania y en menor medida, España (de momento), con sus guetos musulmanes conflictivos, son una clara evidencia del gran fracaso de un multiculturalismo que se ha hundido estrepitosamente. Desde que Europa abrió sus puertas a los musulmanes, creyendo que estos podrían integrarse en la sociedad europea. Los ciudadanos de las distintas naciones Europeas no viven en paz. El Islam pese a quien pese, es una doctrina fanática, terca, inflexible e impenetrable, reacia a mezclarse con cualquier otra cultura, su intransigencia a aceptar una sola de las costumbres europeas y lo que es más grave, su falta de respeto a nuestras leyes, está más que demostrada.
http://cosasdegely.blogspot.com.es/










Los razonamientos e imposiciones multiculturales, de los partidos políticos, sobre todo los de izquierda, partidarios de mezclarlo todo, han fracasado y para lo único que han servido es para generar odio, rechazo, xenofobia, islamofobia y violencia. Es imposible mezclar el agua y el aceite. El odio musulmán a la cultura occidental es evidente, una pequeña muestra de ello, es el desafío continuo de las mujeres musulmanas por llevar el pañuelo en la cabeza, a pesar de no estar obligadas a hacerlo, con ello manifiestan una provocación constante y sus nulos deseos a integrarse.

El terrorismo, el no estar dispuestos a respetar y cumplir nuestras leyes, ha dado pie al resurgimiento de la extrema derecha y al rechazo generalizado de todo lo musulmán en Europa. Y va en aumento. Y si no me creen a mí, pregúntenle a la canciller alemana Ángela Merkel, que ve como elección tras elección va perdiendo votos a causa de su política favorable a la llegada de refugiados e inmigrantes musulmanes a Europa

El multiculturalismo ha fracasado ante las indudables preferencias fundamentalistas de los musulmanes, que aumentan de manera preocupante. El fundamentalismo es un fenómeno religioso que experimenta un alarmante crecimiento, impulsado por una peligrosa mezcla de fracasos, la pobreza, la guerra en el mundo musulmán, la lucha entre suníes y chiíes, el dinero del petróleo, que se está empleando en fomentar la violencia, el terrorismo, y sobre todo la firme decisión de los inmigrantes musulmanes, de respetar aquello que el corán les pide que exterminen. Yo he leído el corán y habla de todo menos de paz. Ala es grande y Ala en el corán, manda a los musulmanes exterminar a los infieles. Que yo sepa solo hay un corán y es el mismo para todos, para los más radicales y para aquellos que disimulan serlo, que son el resto.

http://cosasdegely.blogspot.com.es/
Ante el total fracaso del multiculturalismo, a Europa no le queda otro remedio que cambiar las reglas del juego y adoptar medidas en defensa de la cultura autóctona, o correrá el riesgo de ver como esta será suplantada por la musulmana, que no se integra y que se mantiene vigilante y desafiante en sus guetos europeos llenos de niños, jóvenes, pobreza, desempleo y odio.

El remedio a todos estos problemas solo podría solucionarse con tres medidas: repatriar a todos los musulmanes sin trabajo, expulsar a los imanes, y cerrar todas las mezquitas que funcionan más como escuelas de odio que como lugares de oración.

Detrás de todo el problema de la integración y del fracaso multicultural está el terrorismo, ojala me equivoque, pero estoy convencida que este fenómeno apenas ha comenzado, aunque haya sido capaz de aterrorizar a millones de ciudadanos europeos, en los que aparte del pánico, lo que más ha generado ha sido odio y animadversión a todo lo musulmán.

A Europa en relación a los musulmanes, solo le quedan dos opciones, la primera es, cerrar a cal y canto sus fronteras y no dejar entrar ni a uno más. Y la segunda, que los que ya están aquí si tienen trabajo y quieren quedarse, tendrá que hacerlo bajo el compromiso de someterse a nuestras leyes. Tengo claro que si nuestros gobernantes no son capaces de hacer esto, tendrán que prepararse para dramas mucho peores de los que hemos padecidos hasta ahora.

La intransigencia musulmana y el fanatismo propiciado por su religión, que de pacífica no tiene nada, pues es la única religión del mundo que alienta el exterminio de los infieles y promete el paraíso a los asesinos, (así lo dice textualmente el corán) es un peligro para cualquier país que de cobijo a los musulmanes.

Os recomiendo buscar en la web, las palabras Taqiyya y Sharía.

Compartir

No hay comentarios:

Publicar un comentario