martes, 12 de julio de 2016

¡PELIGRO! INVASIÓN MUSULMANA

COSAS DE GELY






 
Puede que de mi crítica se salve algún musulmán, aunque tengo serias dudas.  La mayoría de los musulmanes que llegan a Europa son tan ignorantes que quieren imponer en ella las leyes de sus paises, que son las mismas que les obligaron a abandonar estos porque se morían de hambre. Esta gente después de ser acogidos en Europa, lo único que se les ocurre es protestar por todo y morder la mano de quien les da de comer. La mayoría musulmana que viene a Europa son gente sin cultura y profundamente atrasados a causa de la religión que practican, religión que los ha convertido en fanáticos. Vienen a Europa y su ignorancia es tal, que son incapaces de respetar las leyes de los países que los han acogido y les han proporcionado una vida digna. Todo aquello que los musulmanes cobardemente han sido incapaces de reclamar a los gobernantes de sus países de procedencia, (por que serían castigados) se lo exigen a los nuestros. En muchas ciudades Europeas, los musulmanes están haciendoles la vida inposible a los ciudadanos autoctonos.

Si quieren vivir en Europa que se integren y respeten nuestras costumbres y leyes y si no quieren hacerlo que se vayan a su  tierra donde no hay ni democracia ni derecho a nada.
 Europa, nuestra casa común, no es libre”, ha dicho el díscolo primer ministro húngaro, Viktor Orbán, en un discurso con motivo del Día de la Independencia de Hungría que ha sonado como un grito de resistencia para toda Europa ante las amenazas a su identidad y la soberanía de sus naciones.

La ‘bestia negra’ de los globalistas europeos, el hombre que ha resistido a pie firme las amenazas de sanciones y represalias de sus poderosos socios en la UE por su clara defensa de la identidad húngara y europea frente a la avalancha de los recién llegados del Tercer Mundo y al que la realidad ha acabado dando la razón, recordó que Europa no es libre porque no está permitido decir la verdad.

Existe un ‘pacto de silencio’ de las autoridades europeas con las fuerzas del orden y los grandes medios de comunicación para mostrar al público una imagen distorsionada y buenista de la crisis de los refugiados, ninguneando o acallando los incontables quebraderos de cabeza, choques culturales, problemas de seguridad y orden público, creación de guetos, fomento del extremismo y costes inasumibles.


No hay comentarios:

Publicar un comentario