viernes, 22 de julio de 2016

LA MUJER BAJO LAS LEYES ISLAMICAS

COSAS DE GELY









CADA VEZ SON MAS LOS PAISES ISLAMICOS QUE SE RADICALIZAN, NO ME LO INVENTO YO PODEMOS VER COMO ESTA EVOLUCIONANDO TURKIA  FUTURA CANDIDATA A INTEGRARSE EN LA UNIÓN EUROPEA

ME PREGUNTO SI ES ESTO LO QUE QUEREMOS PARA EUROPA Y PARA LAS MUJERES EUROPEAS.





EL PECADO DE SER MUJER EN AFGANISTÁN

Si no os obedecen, golpeadlas, encerradlas y privadlas de agua y alimento hasta que Alá se las lleve . Esta sentencia del Corán para aquellas que se atrevan a desafiar la ley islámica, se aplica hoy al pie de la letra en Afganistán, país donde más de 10 millones de mujeres viven en un verdadero infierno.

Por: CLAUDIA SANDOVAL Redactora de EL TIEMPO


Son azotadas en público si salen a la calle sin la compañía de un familiar masculino, son apedreadas si dejan descubierto un milímetro de su piel y no pueden asistir ni a colegios ni a universidades. Trabajar les está estrictamente prohibido y las ventanas de sus casas son pintadas de colores opacos para evitar que sean vistas desde la calle, pues según el Gobierno, sus rostros y su cuerpo son fuente de corrupción para los hombres .

No pueden ser atendidas por un médico y no pueden usar zapatos que produzcan algún ruido. La burka es el único vestido aprobado y consiste en una túnica que las cubre desde la cabeza hasta los pies, y sólo concede una pequeña malla en los ojos para poder ver.

Su uso se ha convertido en una cadena con grilletes para las afganas. La que se atreva a salir a la calle sin esta vestimenta es golpeada en la espalda y en las piernas por las fuerzas gubernamentales, y aquella que no la pueda comprar muchas, por los índices de pobreza en un país que lleva más de dos décadas en guerra civil no puede salir de su casa, ni siquiera en situaciones de extrema urgencia.

El maquillaje está prohibido y aquellas que sean descubiertas con esmalte en las uñas, corren el riesgo de perder sus dedos por amputación.

El servicio de transporte público está, en teoría, divido por género, pero los buses para las mujeres son casi inexistentes. En los pocos que hay, los conductores tienen prohibido mirar a las pasajeras y aquel que sea visto cruzando una palabra con alguna de ellas es azotado.

APARTHEID DE GENEROS Todo este horror, que Naciones Unidas ha calificado como un verdadero Apartheid de géneros , es aplicado en nombre de Alá, a partir de una interpretación extremista de la ley islámica o sharia que hacen los talibanes: una guerrilla fundamentalista que se tomó el poder en 1996 y que hoy controla el 80 por ciento del territorio afgano.

Esta política es una combinación de costumbres tribales, rurales y religiosas que tiene muchos antecedentes en esta parte del mundo , dijo a EL TIEMPO Susan Manuel, de la oficina del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, con sede en Pakistán, y quien tiene continuo contacto con mujeres afganas.

La cultura aquí es creer que la, mujer primero, es una propiedad, y segundo, que no es capaz de controlarse ella, ni a su sexualidad. Una visión bastante primitiva , agregó.

La situación más grave se registra en Kabul, la capital, que solía ser una ciudad relativamente liberal, antes de la llegada de los talibanes al poder. La mayoría de las mujeres educadas lograron salir del país, pero las que se quedaron son virtuales prisioneras. En las zonas rurales las reglas parecen ser menos estrictas, pero comparadas con los estándares occidentales, también resultan bastante arbitrarias. Por lo cual Afganistán es hoy por hoy el país más fundamentalista del mundo islámico.

Muchas prefieren morir que soportar ese infierno , dijo a EL TIEMPO Raheema, una maestra de matemáticas de 35 años que tuvo que huir de Afganistán y que actualmente se encuentra en un campo de refugiados en Pakistán.

Los talibanes tratan a las mujeres como animales. Y lo peor es que la tortura y el abuso son considerados legales , agregó.

Este sistema segregacionista ya ha marcado sicológicamente a toda una generación. Según un sondeo realizado por médicos de la organización no gubernamental Human Rights, el 81 por ciento de la mujeres afganas desmejoró su condición mental en los últimos dos años, el 97 por ciento presenta altos síntomas de depresión y un 21 por ciento ha tenido pensamientos suicidas muy frecuentes.

Las mujeres afganas son simplemente miserables , dice Alfonso Rojo, periodista del diario español El Mundo que ha viajado varias veces a Afganistán. Es como si los talibanes odiaran a las maestras, a las enfermeras, a toda mujer que haga algo fuera de su casa. No ves mujeres en la calle, a veces tienes la sensación de que no existen , agregó.

Pero pese a las innumerables denuncias, nada ha podido hacer la comunidad internacional para remediar la situación. El régimen Talibán, que ya es reconocido por varios países, no ha dado la más mínima muestra de revertir algunas de sus medidas.

Sin embargo, la solución, según Susan Manuel, no está en satanizar a los talibanes. Ellos realmente creen que lo que hacen es lo correcto y por eso resisten con tanto arraigo la presión de Occidente. Lo ideal dice sería que la ONU y la comunidad internacional trabajen con ellos para demostrarles como una población de hombres y mujeres educada, activa y sana es mucho más provechosa que la que tienen actualmente.


NO SOMOS CONSIDERADAS SERES HUMANOS 

Antes de la llegada de los fundamentalistas vivíamos bien. Me había graduado de la universidad en 1987 y trabajaba como profesora de geografía e historia en Kabul. Cuando los talibanes tomaron el poder en 1996 todo cambió. Fui obligada a dejar mi trabajo y a permanecer en la casa junto con mis tres hijos. Así empezó el régimen del terror en el que todo se nos prohibe. Ya no pude salir sola, tuve que cambiar mi forma de vestir, y el contacto con la demás gente desapareció. Quedé condenada a prisión en mi propia casa.

Mis hermanas, menores de 20 años, tuvieron que dejar sus estudios. Se deprimieron tanto, que no cruzaban palabra con nadie y se vieron obligadas a sentarse en un rincón a tejer.

La idea de salir del país vino a finales de 1997 cuando mi hija de un año se enfermó gravemente. Ni mi esposo ni otro familiar hombre estaba en la casa para acompañarme al médico, así que me arriesgue a salir sola con la niña. En el camino, un soldado me detuvo y preguntó por mi escolta masculina. Le expliqué que mi hija estaba muy enferma y que necesitaba atención inmediata, pero él me llamó mentirosa y empezó a golpearme. Me dejó tan adolorida que apenas pude moverme para llegar al doctor, pero este dijo que ya era demasiado tarde. En el camino de regreso del consultorio a la casa, mi hija murió.

La muerte de mi hija y la humillación a la que fui sometida me hizo tomar la determinación de salir de ahí como fuera.

Con la ayuda de mi esposo y algunos amigos nos trasladamos a un campo de refugiados en Pakistán donde estoy ahora. La vida no es fácil aquí, pero si mucho mejor que la que tenía en Afganistán. Ahora al menos soy considerada como un ser humano.

*Este testimonio fue obtenido gracias a la colaboración de RAWA (Asociación Revolucionaria de las Mujeres en Afganistán, con sede en Pakistán).

LA LEY ISLAMICA Aparte de Afganistán, la ley islámica o Sharia está hoy vigente en Pakistán, Arabia Saudita, Irán, Sudán, y en menor medida en Libia y Egipto.

La Sharia gobierna cada aspecto de la vida individual y social y proviene directamente del Corán, el libro sagrado de los musulmanes.

Este código ético y moral dejado por Mahoma prevé la muerte por lapidación de las adúlteras y la amputación de manos de los ladrones.

Reclusión Las mujeres tienen que permanecer en sus casas. No pueden asomarse por las ventanas, las cuales son cubiertas con pinturas opacas.

Si alguna mujer decide salir a la calle, debe ir acompañada por un familiar hombre, y no puede hablar mientras esté en público.

No pueden usar los baños públicos, pues estos son reservados para los hombres.

Trabajo, salud y educación Millones de mujeres afganas viven actualmente en la indigencia luego de ser expulsadas de sus trabajos.

Los colegios femeninos fueron clausurados.

Los hospitales no atienden pacientes mujeres.



No hay comentarios:

Publicar un comentario