domingo, 10 de julio de 2016

ARABIA SAUDITA - DIME CON QUIEN ANDAS Y TE DIRÉ QUIEN ERES

COSAS DE GELY





ARABIA SAUDITA - DIME CON QUIEN ANDAS Y TE DIRÉ QUIEN ERES
Hemos sido bombardeados incesantemente con propaganda en los medios de comunicación y por parte de los dirigentes políticos occidentales, sobre las maldades, crímenes y atrocidades del Estado Islámico, que según nuestros dirigentes “son merecedoras de condena, castigos y bombardeos”.

No obstante, cuando murió el Rey Abdalá bin Abdelaziz de Arabia Saudita, todos pudimos ver la profunda hipocresía de nuestros mandatarios.

Esos mismos que se llenan la boca condenando los crímenes atroces del Estado Islámico, fueron capaces de honrar al Rey de un régimen criminal donde no se respetan los derechos humanos y se persigue a las mujeres, condenándolas a un régimen de esclavitud.

Y para expresar de forma más clara lo que estamos diciendo, observemos este gráfico extraído de Zerohedge, que nos muestra los castigos aplicados por el Estado Islámico y por el régimen dictatorial de Arabia Saudita.


¿encuentras alguna diferencia?









































Como vemos, resulta que el “súper-mega-monstruo-terrorista” del Estado Islámico y el Reino de Arabia Saudita, ofrecen un trato similar a los ciudadanos que se saltan sus leyes impuestas por la fuerza.

¿Y cómo han reaccionado los mandatarios internacionales a la muerte del Rey de un estado tan parecido al Estado Islámico?


Veamos algunas reacciones de los líderes occidentales:

(EL MUNDO) El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha expresado sus condolencias tras la muerte del rey Abdalá, de cuyo legado destacó su “firme y apasionado convencimiento” en la importancia de la colaboración entre las dos naciones para la estabilidad en Oriente Medio.

“Nuestros países han trabajado juntos para hacer frente a muchos desafíos. Siempre valoré su punto de vista y nuestra sincera y cálida amistad. Como líder, siempre fue franco y valiente para defender sus convicciones”, dijo Obama, según un comunicado de la Casa Blanca.

“Su vida abarcó desde antes del nacimiento de la Arabia Saudí moderna hasta su papel actual como fuerza clave en la economía global y como uno de los países líderes del mundo árabe”. Dichas declaraciones, demuestran que “No se puede ser mas pelotas ni rastrero”




Sí, estas declaraciones las hizo el mismo presidente Obama que condena y bombardea al Estado Islámico y que más tarde se deshace en elogios hacia el rey de un país que impone las mismas leyes criminales que los terroristas… a este “señor” Obama en vez de haberle  dado el premio Nobel de la Paz, le deberían de haber dado el Premio Nobel a la hipocresía

Fue vergonzoso ver como lucían las banderas a media asta en los edificios oficiales y en los palacios reales del Reino Unido, por el fallecido Rey de Arabia Saudita.



La Arabia Saudita prohíbe a las mujeres conducir y decapita a gente por brujería. Pero a los presidentes y líderes occidentales a pesar de las constantes violaciones de los derechos humanos y su comportamiento antidemocrático les siguen mostrando “respeto”. Solo cabe un enunciado para tal comportamiento. "Están locos"

Y mientras los trileros hipócritas que gobiernan el mundo se bajan los pantalones ante Arabia Saudita, escudándose en el poder que los protege, las pobres almas que viven allí siguen siendo maltratadas, decapitadas, azotadas, y ultrajadas por  los “terroristas” que los gobiernan.

Es vergonzoso ver como los mandatarios de la mayoría de estados democráticos del mundo rinden honores y se deshacen en halagos hacia un torturador, violador de niños, un asesino de masas y un dictador autoritario.
¡Felicidades! A todos esos hipócritas que se han hecho cómplices de un tirano que aplica latigazos a los liberales, encarcela a los activistas por los derechos humanos y mata de hambre a sus propias hermanas.
¿Cuál ha sido la verdadera razón de que tantos mandatarios mundiales se postrarse y humillasen ante semejante  déspota asesino fallecido? El petróleo, la venta de armas… ¿Hay que anteponer estos negocios a la dignidad de un pueblo torturado y oprimido como el de Arabia Saudita? o ¿hay que tratarlos como lo que son? Unos dictadores desalmados.

Y como no, vamos a culminar con la hipocresía mostrada por los mandatarios de España.

Así reaccionó el gobierno de España a la muerte de tan “admirable” monarca Abdalá bin Abdelaziz:

(EUROPA PRESS) España recuerda al Rey Abdalá como un “estadista” y promotor de reformas.

El Gobierno de España ha recibido con “profundo pesar” la noticia del fallecimiento del Rey Abdalá de Arabia Saudí, al que recuerda como un “estadista” que promovió “reformas paulatinas” en su país. En un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, el Ejecutivo español subraya que el monarca saudí fue una figura “respetada” en toda la región de Oriente Próximo por su “voluntad de contribuir a superar los conflictos”

Y esta es la relación de la “campechana” familia real española con esa familia real que promueve los mismos derechos humanos que “el peor monstruo terrorista de la tierra”:

(LAREPÚBLICA.COM) Hasta la muerte del rey Fahd en 2005, las relaciones entre las monarquías de España y Arabia Saudí estuvieron marcadas por la estrecha amistad personal de don Juan Carlos con el monarca del país árabe, reflejada en múltiples encuentros entre los propios soberanos o sus familias tanto en Madrid y Riad como en Marbella.

En todo caso, las relaciones políticas y comerciales entre ambos países se incrementaron notablemente (como muestra un elevado número de intercambios de viajes) desde la llegada al trono del rey Abdalá y la visita oficial que los Reyes realizaron en abril de 2006 a Riad, durante la que se firmó un acuerdo para institucionalizar los contactos políticos entre ambas naciones.

Durante al reinado de Abdalá, don Juan Carlos revalidó su condición de principal activo de las tradicionales relaciones de simpatía y amistad entre los dos países, como demostró el trato preferente dado al jefe del Estado español durante sus visitas oficiales a Arabia Saudí en 2006 y 2008. Me pregunto: ¿no se le cae a D. Juan Carlos  la cara de vergüenza de tener tratos con semejantes criminales?

Suponemos que en sus numerosas visitas a Arabia Saudita, el rey de España no sufrió ninguna lapidación, ni ninguna amputación, ni padeció ninguna sesión de latigazos…

Lo que queda claro es que las prácticas dictatoriales y criminales de la familia real saudita no incomodan en lo más absoluto a nuestros mandatarios ni a la “súper democrática” familia real española, pues asistieron a las exequias de tan fantástico y admirable ser humano, junto con una amplia y nutrida cohorte de mandatarios tan hipócritas como ellos.

Cada vez queda más claro que la diferencia entre un terrorista criminal y un “mandatario respetable”, depende solamente de una simple etiqueta… y del dinero del que disponga, claro.

Recordémoslo la próxima vez que escuchemos a alguno de estos gobernantes y mandatarios brindándonos alguno de sus discursos cargados de “mensajes de paz y convivencia”, “condena a la violencia” y “valores democráticos”…

Fuentes:





No hay comentarios:

Publicar un comentario