sábado, 20 de febrero de 2016

ENTRE LA VIDA Y LA MUERTE SÓLO HAY UN SUSPIRO

COSAS DE GELY





¿Quién no teme y ha reflexionado sobre la muerte alguna que otra vez? Todos en alguna ocasión hemos meditado en esa futura y temida compañera de nuestro último viaje a no se sabe dónde. La astuta y paciente Señora de la Guadaña sabe que la tememos y que tarde o temprano e irremediable será la guía imprescindible de todos, sin distinción de raza, sexo o condición social.

La muerte es temida porque con su llegada no se trata de ir a una aventura o viaje que quepa la posibilidad de ser aplazado. Cuando se presenta la Señora Parca (muerte), creo que el mayor temor nos lo causa el no saber con certeza qué hay más allá y cual será nuestro destino, si es que hay alguno. No nos gusta lo desconocido, tampoco la incertidumbre y mucho menos los viajes sin retorno, acompañados por dama tan temida como desconocida.

Quizás el miedo a morir sea mayor para aquellos que poseen inmensas riquezas, pues saben que al partir tendrán que renunciar a ellas, ya que en ese viaje no se permite ningún tipo de equipaje. Aquí dejaremos todo lo que fuimos y tuvimos en nuestra experiencia terrenal y por mucho que nos moleste e inquiete, ninguno de nosotros tenemos idea de a dónde vamos, nadie ha vuelto para contárnoslo. Ese viaje a la eternidad, según algunos y hacia ninguna parte, según otros,  nos es absolutamente incomprensible, por eso lo tememos.

No hay nada más impresionante que ver el proceso de la muerte de un ser querido, en el podemos observa como en el transcurso de la agonía, de pronto el moribundo hace una inhalación profunda, como queriendo atrapar todo el aire, es la última inspiración, esta en ocasiones va acompañada de unas lagrimas que brotan de los ojos del agonizante e inmediatamente llega la quietud y una lividez profunda.

Lo que instantes antes era un ser humano lleno de vida y sueños, en un suspiro queda convertido en una figura inerte. Desde ese momento lo vivido deja de contar para él y pasa a ser un recuerdo para los que lo han querido.

No nos vendría mal de vez en cuando reflexionar en porque hemos nacido y para qué estamos aquí, porque entre la vida y la muerte, está claro, que solo hay un suspiro.


3 comentarios:

  1. Que coincidencias. en mi perfil de whatsapp del movil tengo un sabio oriental y he puesto la frase: " encuentra el sentido de la vida"
    De acuerdo al 100%. Debemos aceptar la muerte como un viaje natural que se espera con placidez; me refiero a la muerte natural, claro está.

    ResponderEliminar
  2. Lo malo de este asunto es que muchos creen que son inmortales

    ResponderEliminar
  3. Un comentario para reflesionar detenidamente sobre nuestro paso por la vida y preguntarnos ¿merece la pena que seamos tan incomprensibles para comprender que somos todos hermanos y que las riquezas solo las utilizan algunos para matar de una manera o de otra a sus propios hermanos ?¿es que el mundo solo se compone de maldad? O de ignorantes pregunto y comento me encanta buestro blog si es que se llama asi

    ResponderEliminar