domingo, 1 de noviembre de 2015

LO QUE NO QUIERAS PARA TI...

COSAS DE GELY

Lo que no quieras para ti tampoco lo quieras para los animales

La orca, una de las especies mas inteligentes del reino animal, pertenece al océano, no a las pequeñas piscinas de los parques marinos.
Actualmente hay en el mundo 56 orcas mantenidas en cautividad, y el número va en aumento. España, junto a Francia y Rusia con 6 orcas cada una son los terceros países con más orcas cautivas, después de EEUU (25 orcas) y Japón (7) y seguidos de China (5), Argentina (1) y Canadá (1). 21 de estas 56 orcas han sido capturadas de su estado salvaje.

La primera exhibición de una orca en cautividad, tuvo lugar en el año 1964, así que hace más de 50 años que estos animales están siendo exhibidos para el entretenimiento humano. Históricamente ha habido al menos 215 orcas mantenidas en cautividad, más de la mitad de ellas fueron capturadas de su estado salvaje en Rusia, EEUU e Islandia. Y 160 de ellas ya han muerto, todas de manera prematura.

Las capturas de orcas de la naturaleza se han reavivado en los últimos años debido a la creciente demanda en países como Rusia, Japón o China. Desde 2012, 10 orcas han sido capturadas en el Mar de Okhotsk, Rusia.

Las orcas son animales enérgicos y dinámicos. Dotados de una inteligencia altamente emocional, su vida se basa en relaciones sociales y familiares con los otros miembros de su manada. Incluso pueden desarrollar tradiciones culturales, como preferencias alimentarias y dialectos vocales propios de cada grupo.

La diversidad y complejidad de sus comportamientos, lingüística y ecología puede situar a estos animales justo después de las de la especie humana a estos niveles.

Las orcas son depredadores cooperantes, sus territorios alcanzan miles de kilómetros cuadrados y pueden nadar hasta 150-160 kilómetros en un solo día y a velocidades de hasta 56 Km./hora.

Pero para la industria de la cautividad, una orca no es nada de esto sino una inversión de millones de dólares para alimentar su negocio.


En cautividad, estos animales son forzados a vivir en una instalación unas diez mil veces menor de lo que sería su hábitat natural y los estudios científicos y la experiencia demuestran que estos animales no se ajustan a las condiciones impuestas por el cautiverio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario