domingo, 18 de octubre de 2015

ESPAÑA EN CRISIS Y LA IGLESIA CHUPANDO DE TODOS

COSAS DE GELY
España no solo está enferma por la crisis, está afectada también porque el partido que nos gobierna está podrido y sobre todo porque desde tiempos inmemoriales está amenazada por un virus peligroso llamado iglesia católica, cuyas injerencias tanto en la política como en la vida cotidiana de los españoles es inaceptable

España sanará cuando ese virus formado por millones de cuervos con sayones negros, deje de meter sus narices en la vida de los españoles y desaparezca.
    
La iglesia de religiosa tiene poco, es un lobby católico, que nada tiene que ver con lo que predicó Jesucristo. Un lobby, para el que no lo sepa, está formado por un grupo de personas con capacidad para presionar sobre un gobierno o una empresa, especialmente en lo relativo a las decisiones políticas y económicas y eso es exactamente lo que hace la iglesia.

La iglesia católica es un gran lobby económico y mediático Un gran grupo de presión, económico y comunicativo, un “paraíso fiscal”, una franquicia del Vaticano… El Informe “Financiación y Opacidad en la Iglesia Católica de 2015” cifra en cerca de 11.000 millones de euros las transferencias anuales del erario público a la iglesia católica. El responsable de Comunicación de Europa Laica, Juanjo Picó, ha presentado el informe, del que es colaborador, en un acto organizado hoy por Valencia Laica. La autofinanciación de la iglesia, establecida en los Acuerdos entre el Estado Español y la Santa Sede de 1979, es una medida con la que se pude acabar ya. Por otro lado, Europa Laica ha presentado 30 propuestas generales y otras 14 específicas a los partidos políticos para que consideren su inclusión en los programas electorales, con el fin de acabar con la sangría religiosa.

Los Acuerdos entre el Estado Español y la Santa Sede firmados en enero de 1979 sientan las bases del modelo de financiación de la iglesia católica. ¿Cómo se alcanzaron estos acuerdos?

Estos acuerdos no fueron trigo limpio. Al final de la dictadura, cuando todo el mundo se preparaba para el día después, la iglesia y el estado amarraron el Concordato de 1953 y lo adaptaron al marco de la Transición. Ahí se gestaron los cuatro Acuerdos firmados el 3 de enero de 1979 (sobre Financiación, Enseñanza, Asistencia a las Fuerzas Armadas y Asuntos Jurídicos), pocas fechas después que se aprobara la Constitución. Por su contenido estos Acuerdos son inconstitucionales, ya que suponen una clara intromisión de lo eclesiástico en lo público. Además, otorgan privilegios enormes a la iglesia católica, establecen un trato discriminatorio en relación con otras iglesias y, sobre todo, con las instituciones no religiosas. Se trata, en definitiva, de una clara cesión de soberanía por parte del estado.


La iglesia católica se ha montado un chiringuito para vivir del cuento. Para creer en dios no se necesita a la iglesia, ni a los curas y menos a la cúpula de esta llena de soberbia. A la cabeza del cotarro se encuentra un hombre llamado Bergoglio, (Francisco I) que sabedor, de la nefasta situación de su nación, (El Vaticano) nos habla de manera distinta a la que hicieron sus predecesores. Bergoglio lo tiene todo bien calculado. Bergoglio se muestra como un padre amoroso y progresista, pues de otro modo no tendría credibilidad. Pero al igual que los anteriores sigue amasando riquezas y no se ha desprendido de ninguno de los miles de tesoros, que la iglesia tiene que podrían mitigar las desgracias de muchos seres humanos. Bergoglio nos atiborra de palabrería, pero nada más, el refrán a este aspecto es muy claro, obras son amores y no buenas razones querido Bergoglio.

La iglesia no se desprende de nada, Caritas se sostiene con las donaciones de la gente, no con las de la iglesia. 

¿Te has preguntado alguna vez cuántos colegios y universidades religiosas son gratuitos?

¿Te has preguntado porque Rouco con ese piso tan grande que tiene para el solo, no da cobijo a personas que han perdido su casa?




3 comentarios:

  1. no digo lo que pienso, porque me da miedo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi lo que me da miedo
      , son los cientos de años que el catolicismo nos ha estado manipulando

      Eliminar
  2. también me dan miedo las personas que se ocultan bajo falsos nombres

    ResponderEliminar