lunes, 31 de agosto de 2015

VILLENA ROMERÍA 2015

COSAS DE GELY




Como cada año cuando llega la romería de la llamada virgen de las Virtudes en Villena, me es imposible desentenderme de lo que dicho  festejo causa en mi, y no puedo sustraerme a hacer algún que otro “malévolo” comentario sobre ella.

He estado viendo algo de dicha romería en la TV. local y a parte del entusiasmo costumbrista que gira en torno a ella, he podido observar el gran negocio que se monta en torno a la inerte figura “virginal” de María de las Virtudes. Venta de pañuelos, abanicos, estandartes para los balcones y unas cuantas cosas más; en resumen entre unas cosas y otras, la venta de estos souvenir oscila alrededor de unos diez mil o quince mil objetos, valorado cada uno de ellos en tres euros, que supone la nada despreciable cifra de unos 45.000 euros, unos siete millones y medio de las antiguas pesetas. ¿De verdad necesita tanto dinero el mantenimiento de una imagen de madera?  

El peculiar modo que muchos asistentes tienen de expresa su “amor” al cautivador y venerado palo santo, (la virgen) en muchos casos adquiere un carácter desproporcionado e incomprensible, digno de ser analizado seriamente por cualquier profesionales de la psiquiatría. Pero mucho me temo, que hasta estos profesionales serían incapaces de curar tan irracionales y arraigadas costumbres. Es triste contemplar semejante apasionamiento hacia una simple figura de madera carente de expresividad y de vida.

Yo sé que muchos de los asistentes a esa romería, (diría que la mayoría) no acuden a ella por fervor, sino simplemente por pasar el rato y darse un largo paseo hasta el venerado santuario, donde adormecida espera imperturbable la “idolatrada talla”. Pero los inocentes y tradicionales devotos, creen, que todos los que acompañan a su virgen en la larga y piadosa caminata, son tan felices como ellos haciéndolo, dejémosles que lo sigan creyendo y confiemos en que un día no muy lejano, despierten de tan absurda y enfermiza pasión


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario