martes, 7 de julio de 2015

SI ARISTÓTELES LEVANTARA LA CABEZA

COSAS DE GELY






Si Aristóteles levantara la cabeza se sorprendería de lo mal que lo están haciendo todos los que hoy gobiernan el planeta, no se salvaría ni uno.

Los estados en vez de garantizar el bienestar y la seguridad de la sociedad parece que se están encargando de poner a la población unos en contra de otros.

Los ciudadanos, hoy en día, tanto adultos como jóvenes, ya no ponemos énfasis en los asuntos políticos, como lo hacían en la época de Aristóteles, hoy nadie piensa que la política sea una posible solución a los problemas que nos surgen, o el medio para lograr el bien común. Esto ocurre porque muchos políticos no la utilizan para el bien de la sociedad, como debería ser, sino que la utilizan para su propio beneficio.

Cada vez que están próximas unas elecciones, los políticos se dedican a hacer promesas que saben que no van a poder cumplir, o que no quieren cumplir, nos prometen bajadas del IRPF, del IVA, en fin de todo lo que deberían haber hecho en los años que han estado gobernando y se olvidaron de hacer. La política hoy en día es impúdica, e inmoral, y una continúa mentira, la mayoría de los políticos actuales carecen ética, como remarca Fernando Sabater en su libro “Ética para Amador”.

Los ciudadanos ante esta situación nos sentimos defraudados, engañados, y diría que insultados miserablemente, es por ello que la mayoría de nosotros cada vez le damos menos importancia a la política y a los políticos, o directamente nos  desentendemos de ambos y sobre todo de los partidos tradicionales que durante años han estado engañándonos y burlándose de nosotros.

Por eso cuando hay que ir a votar, el desinterés es absoluto, el pueblo está cansado de tantas mentiras y corrupción.

Personalmente me satisface enormemente la aparición de nuevos partidos que hacen que nos ilusionemos como antaño.

Los viejos partidos políticos con su manera de actuar, han influido en que hayamos perdido cualquier atisbo de confianza en ellos. La mayoría de los ciudadanos estamos convencidos que forman parte de un mundo basado en la hipocresía, donde no sólo se ha robado el dinero del pueblo, sino también su confianza en las instituciones, y sobre todo con su ineptitud, han hecho que perdamos la esperanza de que las cosas puedan mejorar.

Ante tan desagradable y poco halagüeña realidad, y sumado a todo esto la globalización, la revolución tecnológica, las negociaciones secretas de TTIP, el cambio climático, el aumento de las desigualdades, etc…  las personas sólo piensan que el bienestar perdido, nunca volverá, y ello seguramente nos llevará a formar parte de una sociedad cada vez más individualista, donde cada uno se preocupará únicamente por su propio bienestar.

Es lamentable que no seamos conscientes de esto y que no hagamos nada para mejorar o revertir la situación.


No me gustaría irme de este barrio, sin ver el día en el que los españoles superemos esta triste realidad. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario