martes, 13 de mayo de 2014

LOS MALOS GOBERNANTES DE ESPAÑA

COSAS DE GELY



Hay una frase muy famosa que dice “Los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla“. No se sabe muy bien quien es su autor. Algunos se la atribuyen a Cicerón, pero también hay otros que la ponen en boca de Nicolás Avellaneda, del poeta y filósofo español Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santayana e incluso de Winston Churchill. Esta frase está escrita en la entrada del bloque número 4 del campo de Auschwitz I, en polaco y en inglés:

KTO NIE PAMIĘTA HISTORII, SKAZANY JEST NA JEJ PONOWNE PRZEŻYCIE.

THE ONE WHO DOES NOT REMEMBER HISTORY IS BOUND TO LIVE THROUGH IT AGAIN.

Los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla

Recuerdo como mi padre repetía en multitud de ocasiones que España siempre ha tenido muy malos gobernantes. Hoy ya rebasados los setenta y viendo el panorama que nos rodea, he podido darme cuenta que tenía razón, en España no solo hemos tenido malos gobernantes en el pasado,  los seguimos teniendo.

Creíamos que con la llegada de la falsa democracia y el timo de nuestro  ingreso en la Comunidad Europea lo iba a cambiar todo, pero no ha sido así. Llevamos viendo mas de treinta años bajo la batuta de unos truhanes cuyo único  interés  ha sido el de estrujar y oprimir a todos los que viven de una nomina, o una pensión.

Los últimos ejemplos nos los han dado nuestros dos llamados “partidos mayoritarios” yo los llamo PPSOE o sea PP  y PSOE, ambos se han turnado y dedicado a la innoble tarea de estrujar y engañar  al pueblo que confió en ellos. 

En la época de la mal llamada “izquierda progresista” tuvimos un par gobernantes llamados don Felipe González, y José Luis Rodríguez Zapatero, el primero renegó del Marxismo y se convirtió en socialdemócrata, con el comenzaron las privatizaciones y las puertas giratorias, el tipo vive como un rey, el otro, Zapatero mientras hubo dinero se dedicó a derrochar el erario público con largueza incontrolada, por lo que no tuvo más remedio que subirnos los impuestos y congelar las pensiones el muy bobo fue incapaz de ver la que se avecinaba y se dedico a hacer monerías con la ceja y a negar la crisis, si eso no es de ser un bobo díganme ustedes que es. Más tarde llego la derechona salvadora de la patria (PP) con el mentiroso de Marianico Rajoy al frente, además llegó acompañado  de su Gurtel su Bárcenas, su Rodrigo Rato, y sus sobres en B. Si los anteriores nos jodieron, este  tipo Mariano nos esta dejando cacareando y sin plumas.

Por más que indago, no encuentro por ninguna parte los tres millones de empleos que tanto parloteo González Pons.  

Todos asustados crearíamos, que si en las elecciones de Noviembre de 2011 las volvía a ganar el PSOE tendríamos más subida de impuestos y que los socialistas darían una puñalada trapera por la espalda a la clase obrera. Esta fue una de las cosas por la que una gran mayoría de españoles votó al mentiroso de Mariano Rajoy que prometía arreglar el país y no subir los impuestos ya que, según él, en medio de una crisis económica eso era un disparate. Mariano y sus compinches también nos dijeron, que los servicios públicos principales eran intocables. Llevamos casi tres años viendo de lo que es capaz de hacer el señor Rajoy, hundirnos mas y mas en la miseria. Estoy pensando proponer a la Real Academia de la Lengua que le den un nuevo significado a la palabra embustero y que decir Rajoy conste en su diccionario sea sinónimo de embustero, tramposo, fulero, etc. Ya que este tipo (Rajoy) ganó las elecciones a base de trampas y mentiras. Este espécimen hizo bueno aquel dicho de “donde dije Digo, digo Diego y así nos va. 

Pero eso de estrujar al pueblo, no lo inventaron González, Aznar, Zapatero ni Rajoy porque la tradición ya venía de antiguo. Según le oí contar a mi padre en España tuvimos dos reyes llamados Alfonso VI y Fernando VII que practicaron la misma política

Alfonso VI en el siglo XI ya utilizaba la noble práctica de “saquear al prójimo” a través de un “negocio” heredado de su padre Fernando I de León, que había sometido a los reinos de Taifas de Toledo, Sevilla, Zaragoza y Badajoz obligándolos a pagar unos tributos anuales denominados “parias”

La formula era parecida a lo que ahora en el crimen organizado de Italia se llama “pizzo”, que es un “pago a cambio de protección” los impuestos de aquel rey los pagaban los reinos de Taifas para que no se les robara sus cosechas, se prendieran a sus gentes o incendiaran sus ciudades.




La forma de “saquear al prójimo” que en el siglo XIX implantó aquel monarca absolutista llamado Fernando VII fue la del abuso directo del más débil. Aquel rey se encontró con una España arruinada por la Guerra de Independencia y para hacer frente a aquella ruina económica a aquel rey no se le ocurrió otra cosa que la de aumentar la presión fiscal a la burguesía y al campesinado devolviendo a la nobleza sus antiguos privilegios y eximiendo de pagar impuestos al clero. 

Pero para cobrar tributos se necesitan recaudadores. Alfonso VI tenía uno llamado Rodrigo Díaz de Vivar (más conocido como el Cid Campeador) que le cobraba “las parias” y Fernando VII otro llamado Basilio Antonio García y Velasco conocido como “Don Basilio el de Logroño” por los periodistas de la época, que se ocupaba de las bulas de la provincia de Soria.
En la actualidad nuestro recaudador de impuestos, se llama Cristóbal Montoro, que es un señor que también nos dijo que subir los impuestos en medio de una crisis económica era crear más paro, pero el muy ladino  luego nos los subió, prometiéndonos en medio de risas que era solo una subida temporal hasta Diciembre de 2013. Nos encontramos a mediados de 2014 y Rajoy y su recaudador no solo no han cumplido su promesa, sino que siguen engañándonos y nos los han subido más.
Al igual que aquellos dos antiguos reyes opresores, tanto el socialismo progresista como la derechona embustera, siguen estrujando a los más débiles de manera que da lo mismo que nos gobierne la derecha o la izquierda, como muy bien reflejó D. Antonio Mingote en aquella viñeta en la que un nieto le pregunta a su abuelo

Antonio Mingote en aquella viñeta en la que un nieto le pregunta a su abuelo ¿Hay que ser de derechas o de izquierdas? Y el anciano le responde: sobre todo lo que hay que intentar es no ser gilipollas.
 

Por eso siempre recuerdo A mi padre cuando repetía una y otra vez, “España siempre ha tenido muy malos gobernantes”. Viendo lo que está ocurriendo actualmente he de reconocer que mi padre tenía razón.






No hay comentarios:

Publicar un comentario