jueves, 13 de febrero de 2014

LA FILOSOFÍA HERMETICA CAPITULO I - II

COSAS DE GELY
 
 
El contenido de la llamada filosofía hermética se remonta al antiguo Egipto. La civilización del Nilo fue la fuente de las ideas y enseñanzas que más tarde los griegos difundieron y en las que se basa nuestra forma de pensar y concebir el mundo que nos rodea y a nosotros mismos.

Desde   Egipto  se propagaron las ideas  y  las   claves del conocimiento en  los niveles  externo e interno. En el primer aspecto constituyeron el origen de ciencias actuales como la astronomía,  matemáticas o   geometría; en el  segundo, establecieron las bases de  las enseñanzas esotéricas y  de   las llamadas "ciencias apócrifas",  como  la  alquimia que  más  tarde  daría  origen  a  la química.

Este legado de conocimiento se transmitía en un reducido círculo,  solamente a los iniciados en algún grado , es decir, a aquellos que habían superado las pruebas de acceso a "los misterios".

El contenido de la enseñanza recibida se debía mantener en el más absoluto secreto, y así fue durante muchos siglos. De este "secretismo"  viene el concepto de "hermético", aquello cuyo contenido es cuidadosamente guardado y silenciado, está sellado para los profanos. 


THOTH-HERMES

Como fuente y transmisor de esta enseñanza en el antiguo Egipto refiere la tradición al dios Thoth, identificado con el Hermes griego. Thoth para los egipcios y Hermes para los griegos era el dios psicopompos, es decir aquel que conducía a las almas a través del inframundo, el guía del alma desencarnada en aquellas dimensiones que se encuentran más allá de lo que percibimos durante la vida física y que no son perceptibles a los sentidos del hombre común.

No sólo conduce a las almas en su recorrido post mortem, sino también a los inciados en el viaje interno que sigue a la muerte interior. Se le considera guía en todo cambio de estado, siempre que se muere en un plano para renacer en otro a estados de conciencia más elevados.

Como reflejo de esta característica, en la antigua Grecia también era considerado como guía en el mundo de los vivos, en las encrucijadas existía una estatua de Hermes, las Hermeias, que indicaba al viajero el camino a seguir.

Esta divinidad era el puente entre "mundos", intermediario entre dioses y hombres, entre las energías celestes y las terrestres. Según la mitología era el mensajero de los dioses, transitaba desde el Olimpo a la tierra o al inframundo. Estos diferentes mundos también deben ser entendidos como niveles  o diferentes estados anímicos que no sólo se manifiestan tras la muerte física sino también durante la existencia para los que conocen las claves para acceder a diferentes estados de conciencia.

En este sentido más profundo e interno, Thoth-Hermes es la energía que puede poner al ser humano en contacto con aquello que se encuentra más allá de lo físico y perceptible por los cinco sentidos. Es el puente que une diferentes dimensiones que también se hayan en la misma psiquis del ser humano.

Hermes-Thoth es considerado el padre de la sabiduría oculta, el "escriba de los dioses", y la encarnación del orden cósmico. Dios de la palabra y la inteligencia. Fue considerado como el autor de una serie de escrituras sagradas, las cuales contenían los misterios del universo.

Hermes fue también llamado Trismegisto, que significa "el tres veces grande". La primera fuente en la que se hace referencia al término Trismegisto procede del siglo II a.C. y fue aplicado tanto a Thoth como a Hermes.

El culto a Thoth en Egipto   encontró  gran   difusión.  Con el advenimiento de la dinastía de los Ptolomeos, en la época helenística, colonos griegos se establecieron, entre otros lugares, en Hermópolis, (la  ciudad de Hermes-Thoth). De esta época, de la dinastía Ptolomea en Egipto, proceden las primeras traducciones al griego de los textos sagrados egipcios en los que se equipara a Thoth Trismegisto con Hermes Trismegisto.

Estas primeras traducciones desgraciadamente no se conservan. Según la tradición se reunió toda la sabiduría en 42 libros. Los textos que se conservan fueron escritos mucho más tarde, entre los siglos I y III d.C. 

Thoth-Hermes puede tener diferentes sentidos:

1) Como ser humano que existió en el antiguo Egipto en varias reencarnaciones llegando a ser el maestro de maestros.

2) Como deidad, formando parte de los principales dioses tanto en el panteón egipcio como en la greco latin.

3) Como un grado interior de conocimiento y desarrollo espiritual que puede ser alcanzado por aquellos debidamente preparados. Sería así algo similar a Buda, palabra con la que se designa tanto a un personaje histórico, como a un nivel interno.

4) Y, por último, como fuerza o energía que rige y organiza tanto el macrocosmos como el microcosmos hombre.
  
EL CORPUS HERMETICUM
Clemente de Alejandría refiriéndose a la sabiduría hermética escribe lo siguiente:
"Estos libros existían en todos los templos dedicados a la diosa Isis y también en la famosa biblioteca de Alejandría antes de ser destruida...  estaban repartidos en seis bloques de siete libros cada uno, dentro estaba toda la sabiduría que los hombres podían alcanzar: astronomía, medicina, matemáticas, música, arquitectura, agricultura... ,además había 7 libros sagrados donde se revelaba el conocimiento de los dioses y a los cuales sólo tenia acceso el sumo sacerdote del templo."
 
Desde la más remota tradición se  distinguen  dos   tipos de  Textos Herméticos: los de tipo cosmogónico y los filosóficos.
De estos últimos, se ha conservado a través de traducciones de la época medieval, una colección de 17 tratados en griego, un texto traducido al latín llamado Asclepio (Esculapio)   y   bastantes  fragmentos contenidos en la llamada "Antología de Stobaeus"  que se  atribuyen   a Hermes Trismegisto y forman el llamado "Corpus Hermeticum".
Por otra parte, tenemos un conjunto de textos de carácter práctico, igualmente atribuidos a Hermes que se relacionan con la astrología,  la magia y el ocultismo.
Estas dos tradiciones que podríamos denominar filosófica y mágica no son dos enseñanzas separadas e independientes, más bien constituyen dos aspectos de la misma. La de carácter más práctico y popular  encuentra su base en la otra, más teórica y filosófica. Ambas proceden de la tradición egipcia que de ningún modo era ajena a la "magia". En este sentido hay que señalar el poder mágico atribuido a la escritura jeroglífica.
También hay que mencionar que la tradición también viene atribuyendo a Hermes la llamada "Tabla Esmeralda".
Las enseñanzas contenidas en los textos herméticos  forman parte de un conjunto de conocimientos mucho más amplios relacionados con la "iniciación" en el antiguo Egipto, para la cual era necesario una preparación especial teórica y práctica.
Sabemos que muchos de los sabios y filósofos griegos como Solón, Pitágoras, Platón...viajaron y vivieron en Egipto  buscando ser iniciados en sus templos en esta sabiduría milenaria.
El conocimiento adquirido por estos filósofos dio como resultado el mayor esplendor de la civilización griega, sobre la cual se establecen unas leyes que todavía están presentes en nuestro modelo de civilización.
Durante siglos las escuelas filosóficas griegas fueron el foco cultural del mundo occidental y la fuente de sabiduría iniciática. En el Renacimiento, muchos estudiosos como Marsilio Ficino encontraron en la tradición hermética la fuente original de las iniciaciones órficas, la enseñanza en la que Pitágoras basó su escuela y las ideas de Platón.
 
LA INSPIRACIÓN DE HERMES 
Característica     común de los textos conservados es que están escritos  de forma simbólica,   por   lo que es necesaria "la inspiración de
Hermes" para comprender su significado. Éste hace inteligibles las ideas divinas a los hombres y a la vez conduce a éstos hacia estados más sutiles.
En boca del propio Hermes se ponen estas palabras:
"La mente se halla concentrada en Dios, el Dios que hay en tu interior, graba esta verdad en tu corazón y aparecerá porque le habrás dado entrada. Ejerce tu voluntad y le darás nacimiento. Subyuga tus sentidos, haz silencio y en tí brotará la Divina Palabra, a través de la cual, por el conocimiento propio, se logra la vida y la luz, y como consecuencia la felicidad. Más antes conviene que te purifiques".
Es decir, lo que conduce a la comprensión profunda de la enseñanza brota del interior del ser humano cuando este ejerce su voluntad y practica el silencio, se accede a ella transitando la senda interior.
La introspección, interior era y es requisito indispensable para el progreso espiritual. Ya desde la más remota antigüedad los griegos esculpieron en la entrada al templo de Delfos, lugar muy sagrado de la antigua Grecia considerado "el ombligo del mundo", la máxima que llegaría a ser la guía de todo desarrollo:
"Γνωθι Σαυτον"                                                          
"Conócete a tí mismo"
Las enseñanzas herméticas con su componente griego, han venido ejerciendo su influencia a lo largo de la historia, dando forma a nuestra mentalidad y mostrando una forma diferente de vivir, en contacto con lo que brota del interior.
Han establecido los fundamentos de las ciencias y señalado el camino del auténtico conocimiento trascendente  sin identificarse con ninguna escuela o corriente concreta. Sin embargo, han sido la fuente de inspiración de donde han bebido las principales "Escuelas de Misterios" que se han desarrollado en Occidente a lo largo de nuestra historia. 
Fuentes:
 
 
 
 

1 comentario:

  1. Muy interesante en serio.
    Buen trabajo.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar