miércoles, 29 de enero de 2014

LAS EMPAREDADAS Y EL FANATISMO RELIGIOSO

COSAS DE GELY




En tiempos medioevales, muchas iglesias tenían celdas para "las emparedadas" Las emparedadas eran mujeres que se encerraban voluntariamente en diminutas habitaciones, a menudo tan pequeñas que no podían echarse para dormir. La puerta de la habitación era tapiada y quedaban encerradas permanentemente hasta su muerte. Su único contacto con el mundo era mediante una pequeña ventana con barrotes por las cuales se les pasaba alimentos. En algunos casos esta ventana daba a la iglesia y vivían de las sobras de los curas, en otros daban a la calle y vivían de la caridad de los transeúntes.

Una de ellas era Santa Oria, que parece que sobrevivió unos 20 años a este encierro, luego de haberse ofrecido voluntariamente a los nueve años de edad.

Una indecencia más permitida por la iglesia y producto de la ignorancia. Una repugnante e inútil forma de fanatismo religioso.

Imaginan el horror de ser cubierto por una gruesa capa de cemento, mientras sigues vivo...
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario