lunes, 16 de agosto de 2010

¿LA IGLESIA DEL ODIO?

COSAS DE GELY

En el budismo no existe ningún tipo de rechazo a la homosexualidad. Por el contrario, un verdadero espíritu budista buscará la armonía y la paz más allá de las divisiones creadas por nosotros mismos. El ideal budista es acercarse a la vida de monje, y cuando uno se encuentra en ésa situación, nos daremos cuenta que nuestras concepciones actuales de la sexualidad, como tantas otras cosas, deberían de ser muy distintas. Una persona homosexual será muy bienvenida en la práctica budista, y sólo deberá aprender, tal como todos, a cultivar y mantener el respeto y la tolerancia con respecto a los demás.

La iglesia católica es la iglesia del odio
Articulo de Beatriz Gimeno

El Vaticano se ha quitado la careta ante el asombro de muchos. A muchos otros nos da aliento para decir lo que ya decíamos: la iglesia católica es la iglesia del odio. No sé por qué se extrañan tanto; es la misma iglesia que se expandió por el mundo para convertir a los no creyentes al precio que fuera, a sangre y fuego; la misma que montó toda una ideología para esclavizar a las mujeres y después organizó con ellas una quema colectiva, la que santificó la tortura, la que demonizó el placer y la felicidad. Es la iglesia intolerante y fanática que se niega a defender a los gays y a las lesbianas perseguidos, torturados, encarcelados o directamente asesinados en muchas partes del mundo; es la misma iglesia que gobierna en Arabia Saudí o Sudán, por eso hacen piña, por eso se han aliado, por eso votan siempre juntos en los organismos internacionales El Vaticano y las más terribles dictaduras teocráticas. Porque son la misma cosa.

Yo no les respeto porque creo que no traen más que dolor al mundo, porque justifican las injusticias, porque encadenan la razón y sujetan los corazones. No siento por ellos más que desprecio y también miedo. Me dan miedo porque siempre han estado al lado del poder y siempre lo han utilizado en contra de los débiles. Porque me siento amenazada en lo más profundo por la imagen de ese dios torturado que ha glorificado el dolor y el sufrimiento y que lo exige para todos en lugar de glorificar la felicidad y el goce. Me siento amenazada en lo más profundo por sus mentiras, por su moral doble y perversa, por el poder ilegítimo que han atesorado y que les concede una voz desproporcionada. ¿Por qué se sienta El Vaticano en la ONU?
El otro día alguien del PP preguntaba en voz alta que a quién pude molestarle un crucifijo colgado en las paredes. Me molesta a mí y supongo que a muchos otros. Ese crucifijo me amenaza directamente. ¿Cómo no va a molestarme? Es el símbolo de quienes mantienen que la injusticia y la discriminación son legítimas. Ese crucifijo en la pared me está agrediendo directamente, está concediendo voz a quienes no deberían tenerla más que en sus casas, no en los espacios de todos. Es un insulto, es una agresión directa a mis creencias y sentimientos más profundos. Y miren, yo también tengo creencias y sentimientos profundos.
No respeto a la iglesia católica ni a ninguna iglesia y estoy en mi derecho de no hacerlo. Respeto la razón y la solidaridad; respeto la bondad y la empatía, respeto a quienes luchan por acabar con las injusticias; respeto a las mujeres y a los hombres que trabajan para que todos los seres humanos tengan una vida mejor, digna y basada en la justicia. Pero no respeto a quienes se aferran a privilegios arcaicos para seguir machacándonos. No respeto a quienes nos odian. A quienes nos odian les odio pero, a diferencia de ellos, no quiero que se les persiga ni se les haga ningún mal. Reconozco que están en su derecho de odiarme por ser como soy. Lo que sí exijo es que se les quite la voz pública de una vez, la presencia pública, el dinero público, los espacios públicos; que prediquen el odio en sus iglesias, que nos dejen en paz.

Beatriz Gimeno es escritora y ex presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales.

6 comentarios:

  1. "Respeto la razón y la solidaridad; respeto la bondad y la empatía, respeto a quienes luchan por acabar con las injusticias; respeto a las mujeres y a los hombres que trabajan para que todos los seres humanos tengan una vida mejor"

    Pienso que todo el mundo firmaría esos respetos.
    abrazo. Jabo

    ResponderEliminar
  2. Si todos firmaríamos eso, pero hay instituciones como la Iglesia Católica, que se dedican a predicar el amor, el perdón, y muchas cosas de ese tipo,que deberían dar ejemplo, y hacen todo lo contrario. ¿No te parece?

    ResponderEliminar
  3. Interesante el video, clarifica sobre este tema.
    Hace poco , en mi país, se aprobó el casamiento entre homosexuales y la iglesia salió con toda su ofensiva.Nicolás Alessio, un cura
    de Córdoba,defendió ese derecho y le prohibieron dar misa, cosa que no hicieron con otros que se los juzgó por pederastas.
    Leí un artículo de un autor español
    que me gustó, sobre cristianismo, homosexualidad y homofobia. El considera la homofobia como una de las enfermedades asociadas al fascismo y que revela una homosexualidad reprimida,fobias y desajustes emocionales.
    Comprendo a la autora que presentas
    debe haber sufrido mucho por el odio recibido, pueda ser que logre superar el suyo porque el odio es un veneno que no es conveniente
    tener.
    Muy interesantes, también, los videos de la tierra hueca.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Bueno quizas no hay que generalizar, ¡jajaja! es posible que dentro de la iglsia pueda haber algún que otro Nicolás Alessio, que por alguna razón equivocara su camino y fue a toparse con la Iglesia Católica.
    Gracias y hasta pronto Sara

    ResponderEliminar
  5. Me acabo de enterar de que dejó los hábitos y que piensa dedicarse a la política.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Estoy totalmente de acuerdo en todo lo que dice Beatriz. Lo hago mio. Está gentuza de la iglesia siempre entrometiéndose en todo, pero de dar ejemplo nada. Saludos

    ResponderEliminar