lunes, 23 de agosto de 2010

EGIPTO TECNOLOGIA IMPOSIBLE

COSAS DE GELY


Artículo 9 de 12 correspondiente a la serie 'Viaje a Egipto'

Las pirámides de Egipto han fascinado al ser humano desde hace muchos siglos. En algún momento de la Historia, mucho antes de la venida de Cristo, se perdió todo conocimiento de cuándo se edificaron, quienes fueron sus constructores y la función que éstas tuvieron, superando sin duda la de simple monumento funerario. Esta información se ha ido recuperando con mucha paciencia y esfuerzo a partir del siglo XIX, pero aún hoy día queda mucho por descubrir.

Las primeras edificaciones a gran escala en el Antiguo Egipto han sido datadas en el 2.686 AC, durante el reinado del faraón Jasejemuy (2709-2682). El faraón de la dinastia II se hizo enterrar en Abido y construyó importantes templos en adobe en Hieracómpolis, lugar en dónde se ha querido ver el origen de las grandes construcciones pétreas egipcias. Por otro lado se crean las primeras estatuas reales, así como las primeras losas que identificaban al titular de las tumbas; origen de las “puertas falsas”.

Con la llegada de la III Dinastía se inició el llamado Imperio Antiguo. Un periodo de tal importancia que sin duda marcó en gran parte las señas de identidad del Egipto posterior. El tercer faraón de esta dinastía, Dyeser, fue uno de los más destacados gobernantes del Antiguo Egipto, y también tuvo la fortuna de contar entre sus súbditos con la presencia de uno de los más importantes genios del mundo antiguo: Imhotep.

No hay comentarios:

Publicar un comentario