domingo, 18 de julio de 2010

PALABRAS DE BUDA

COSAS DE GELY
PALABRAS DE BUDA


EL VERDADERO VENCEDOR
De aquel que en la batalla a vencido mil
millares de hombres
y de aquel que se ha vencido a si mismo,
este último es el mayor vencedor.

LA PALABRA
Mejor que mil palabras carentes de sentido
es una sola palabra razonable,
que puede llevar la calma a quien la escucha.

DE LA GUERRA TODA CONQUISTA
engendra el odio,
porque el vencido queda en la miseria.
Aquel que permanece tranquilo,
habiendo abandonado toda idea de victoria
o de derrota, se mantiene feliz.

CUATRO VIRTUDES
¿Cómo atravesar las corrientes apasionadas?
¿Cómo franquear los océanos?
¿Cómo ser capaz de abandonar el sufrimiento?
¿Y cómo obtener la pureza?

Entonces el Honrado del Mundo recita una sentencia:
Es por la fe que uno puede atravesar las corrientes.
Es siendo diligente que uno puede franquear el océano.
Es por la energía que uno puede rechazar el sufrimiento.
Y es por la sabiduría que uno obtiene la pureza.

LA SABIDURÍA
Monjes, dos cosas participan del conocimiento: el silencio tranquilo y la interioridad.

¿Sí la tranquilidad silenciosa es desarrollada en uno, que es lo que ella da? Ella permite a la consciencia desarrollarse. ¿Y cual es el provecho que se obtiene de una consciencia desarrollada? Los deseos se sitúan entonces en su justo valor y pueden ser abandonados.

¿Y si la interioridad se desarrolla, cual será el provecho que nos aportará? Ella permitirá a la sabiduría desarrollarse. ¿Y cual es el provecho de una sabiduría desarrollada? Ella conduce a abandonar toda forma de ignorancia, a cortar las raíces de la ignorancia.

Una consciencia turbada por los deseos no puede liberarse; y una sabiduría enturbiada por la ignorancia no puede desarrollarse. Así uno puede hacer desaparecer los deseos liberando su espíritu y puede hacer desaparecer la ignorancia liberando su sabiduría.

DE LA MUERTE
La vejez y la muerte llegan destruyendo
a todo el mundo sin distinción alguna.

Los notables, los sacerdotes,
los comerciantes y los campesinos,
nadie se puede escapar o reírse.

Este peligro es inminente: él dará sepultura a cada uno
y a todo el mundo.

En este dominio, no hay lugar ni utilidad para
la guerra.

La victoria no puede suceder
por el despliegue de los caballeros,
ni de los carros de guerra, ni de la infantería,
ni de fórmulas sagradas, ni del pago de tesoros.

Aquel que ha vivido rectamente
por medio de su cuerpo, de su palabra y de su pensamiento
es respetado aquí abajo, por todo el mundo;
él encontrará también la felicidad de espíritu en la vida venidera.

VIGILANCIA
Aquel que, después de haber sido descuidado,
se vuelve vigilante, ilumina la tierra
como la luna emergiendo de las nubes.

DE LA MEDITACIÓN
Aquel que desea obtener la Vía debe sentarse en un lugar desierto y cerrado. Mientras que expira y aspira, observa este movimiento respiratorio: sabe si es corto o largo.

Observa, sin implicarse, las formas que aparecen y es plenamente consciente.

Que el aire sea retenido o no, él observa, y de todas las formas que aparecen, él es plenamente consciente: él las observa una a una y es así como medita. Cualesquiera que sean las formas que aparecen, las considera exteriormente, las considera interiormente.

Observándolas y meditando así, experimenta la alegría. Si llega a tener un pensamiento extraño, no debe entretenerse en él. Es una perla rara en este mundo que debe tener un corazón sin deseos y seguir la Vía correcta; en consecuencia, si, en su corazón, aparece de nuevo el menor movimiento de deseo, debe pararlo con cuidado y rápidamente volver a su práctica.

Cuando procede así con su espíritu, se parece a un hombre que teniendo en su poder un espejo sucio no puede ver en él ninguna imagen; frotándolo, le quita la suciedad y de este modo puede ver las imágenes.

Aquel que se ha alejado de la codicia, el odio y la necedad, se parece a un espejo limpiado.
Entonces, con atención, medita:

EL CORAZON DEL HOMBRE
ASÍ ES EL CORAZÓN DEL HOMBRE
: Un pensamiento viene, un pensamiento va; como las hierbas y las ramas del bosque, los pensamientos que avanzan y los que retroceden no se estorban mutuamente.
ENCIMA DEL CIELO Y DEBAJO, no hay alegría que se repita.
ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA, solo hay una morada temporal.

1 comentario:

  1. Es un texto profundo, para pensar y reflexionar.
    Escogeré unas palabras:
    "Mejor que mil palabras carentes de sentido, es una sola palabra razonable,que puede llevar la calma a quien la escucha".
    Gracias por darme calma Gely.
    Abrazo. Jabo

    ResponderEliminar