viernes, 2 de abril de 2010

LA SEMANA SANTA Y LOS IDOLATRAS

COSAS DE GELY
NO ADORARAS IMAGENES
Una vez alguien le preguntó a un sacerdote, ¿por que si la biblia dice que no hay que adorar imagenes la iglesia lo apoya y lo permite? el respondió: que la iglesia no puede ir en contra de la tradición y de lo establecido hace tiempo. Entonces esa persona le dijo: ¿y va a continuar la iglesia permitiendo que la gente siga practicando la idolatría?, él sacerdote se quedo callado.



El libro "Un escrutinio de Roma", de John H. Armstrong de la editorial Portavoz (2001) nos dé la clave medular de la desinformación en que cayó la religión católica.
La doctrina católica tomó el camino de la penitencia para sentirse merecedor del perdón de Dios, abandonando así la obra gratuita que ofrecía Cristo Jesús por la única condición de tener Fe y confesarse cristiano.
A partir del siglo VIII, se conformaron los sacramentos de: Misa, confesión de pecados, Eucaristía, etc. que cumplían el propósito de lavar constantemente los pecados de los fieles.
Bajo este principio, ya no era suficiente aceptar la resurrección de Cristo, ahora había que agregar las obras purificadoras del "yo pecador" y las penitencias impuestas por el sacerdote.
Se creó la idea de un "purgatorio" como un estado transitorio donde se pagan las culpas por los pecados clasificados por la iglesia como veniales. Y la confesión oportuna y comunión para lavar los de tipo mortal.
Hasta que llegó en el siglo XIII el recurso de acumular "indulgencias" a favor de los fieles y sus familiares. Antes de este recurso, la iglesia ya había probado: el culto de reliquias, la veneración de santos canonizados y las bendiciones papales. Ninguna logró demostrar estabilidad y gozo espiritual.
Tal parece que solo Esteban que murió apedreado y desde luego, los apóstoles tenían la fórmula de andar imitando a Cristo en todas las obras que realizaban. No solo ellos, sino todos los seguidores que confesaban adoptar la doctrina de Cristo aunque por hacerlo, corrían la suerte de ser echados a los leones en el coliseo romano.
Eran creyentes inspirados en la nueva vida, que se desprendían de lo material, con tal de ayudar a sus hermanos en la Fe.



En cambio los miembros registrados en la iglesia medieval, se volvieron dependientes del tutelaje eclesiástico y sacerdotal. Y este último en lugar de instruir el evangelio se dedicó a vigilar la conducta moral de sus feligreses; imponiendo penitencias cada ves más absurdas.
La ceremonia de la misa se había convertido en un ritual de expiación, en lugar de un recuerdo triunfal y festivo.
No es fácil tocar estos temas centrales sin escandalizar al pueblo religioso, mas entrenado para cumplir rituales que para razonar y escudriñar doctrinas.
Por eso se fué descendiendo una larga escalinata desde la Fe directa en Dios, hasta el culto escenográfico lleno de imágenes y ornamentos que rayan en la actualidad en el paganismo y la manipulación de los sentidos.
El cineasta Fellini, allá por los años sesentas, hace un retrato magistral en su película "Roma"; sobre la corrupción consumista que ha penetrado hasta la cúpula católica de cardenales y papas.
Que junto con la novela de Umberto Eco, llevada a la pantalla como "En el nombre de la rosa"; redondean perfectamente para nuestros tiempos, el motivo real de como los pederastas han puesto la cereza al pastel de la idolatría de la religión católica occidental.
No me extenderé mas allá de incluir solo los ingredientes que colaboren para resolver tu interrogante.
Fuente(s):
"Lejos de Roma, cerca de Dios" (Testimonio de 55 sacerdotes convertidos al cristianismo); por R. Bennett & M. Buckingham
Los idolatras de hoy por lo general son personas que jamas consultaron la Biblia, nunca la leyeron a pesar de que muchos la tienen en sus casas pero la mayoría solo la tienen como un objeto decorativo. Son esos que lloran al paso de las procesiones y se emocionan ante imagenes de madera, escayola, etc... hechas por las manos de hombres. La pregunta es... ¿Es que hemos perdido el juicio?




Es ridículo ver en el estado de catársis que entran algunos católicos delante de la virgen de no se donde o el cristo de no se que. He visto a personas,que parecían de lo más correcto, perder totalmente los papeles gritando como chiflados delante de una tal virgen "ES NUESTRA MADRE". Penoso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario