sábado, 24 de octubre de 2009

RECORDANDO EL PAIS DE LAS HADAS

COSAS DE GELY

"En el País de las Hadas ..."

Existió en mi infancia un mundo, paralelo al nuestro, que se llamaba “El país de las hadas”. En este país vivían y puede que aun vivan unos seres maravillosos, que como ya habreéis podido adivinar, son las hadas. En su mundo no hay edificios altos y grises como en el nuestro, allí ellas viven rodeadas de flores y de mariposas que surcan el cielo. Existen varios tipos, pero todas tienen forma de chica joven. Están las brenédicas, que tienen el pelo de color verde y habitan las selvas; las selénicas y seresadinas, que tienen alas, pelo azul y viven en las dos lunas del país, en “el país de las hadas” existen dos lunas Selene y Scherezade; las Sirenas también son hadas, pero no son como las imaginamos, estas no viven en el agua, habitan en los bosques oscuros, tienen el pelo negro y la piel blanca como la nieve, además tienen la capacidad de convertirse en lechuza, así que son las más difíciles de ver; las hadas de las flores son llamadas, al igual que en la mitología griega, ninfas, sus cabellos son color violeta y tienen alas que despiden destellos azules. Existe una clase de hada para cada elemento de la naturaleza, y también una para la música y el teatro. Pero la más importante de todas es el hada Luz, ella es la reina de todas, su cabello es rubio, su piel blanca y sus alas emiten destellos de todos los colores.
Así es “El país de las hadas”, todo está lleno de flores y hadas juguetonas que revolotean sin parar. En nuestro mundo tan solo tenemos un hada, está es: la mariposa, las mariposas son ninfas que escaparon del mundo de las hadas hace mucho tiempo, y hoy vuelan entre nosotros para que no se nos olvide que, en un mundo paralelo existen unos seres maravillosos. Siguiendo el vuelo de una mariposa, esta te enseñara el camino hasta “El país de las hadas”, al llegar allí tu te convertirás en una preciosa ninfa, tu pelo se volverá lila y te saldrán unas preciosas alas en la espalda.


"¿Dónde está el País de las Hadas?"
Esta era mi historia favorita, me encantaba imaginar cuando era niña las maravillosas historias sobre estos seres maravillosos. Ya no me gustan tanto las historias de hadas, pero en algunos momentos en los que me invade la nostalgia, intento recordar alguna de aquellas preciosas historias que leía en los tebeos que se publicaban especialmente para niñas. No recuerdo exactamente cuando deje de leer aquellas preciosas historias de hadas pero nunca las he olvidado.


Es raro eso de dejar de leer historias de hadas, de repente un día te levantas y sientes como si ya no pudieras seguir haciéndolo. ¿Por qué? Eso nadie lo sabe pero es algo que nos pasa a todos, ya pueden ser nuestras historias de hadas, de dragones o de lo que sean que un día te levantas y sientes la obligación de no volver a pensar en ellas nunca más. Tal vez sea porque tenemos cosas más importantes que hacer, pero al final todos las abandonamos. Hay días en los que echo de menos aquellos años y los recuerdo con un gran cariño. Con los cuentos de hadas, me inicie en la lectura cuando no eras más que una cría. Hoy pienso que el país de las hadas como es lógico, es un lugar imaginario que no existe, pero que en un tiempo pasado me hizo muy feliz.


Es posible que hayan personas mayores que por múltiples razones no hayan podido leer un cuento de hadas, les recomiendo que lo hagan, así podrán entrar por unos instantes en un mundo encantador y maravilloso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario