lunes, 11 de mayo de 2009

LA MUJER DE LA POSGUERRA ESPAÑOLA UN POTENCIAL PERDIDO

COSAS DE GELY: Franco y Fraga esta fotografía está colgada en de la sede del PP en Galícia

Las mujeres de la posguerra española entre las que me encuentro, pienso que en general, hemos sido un potencial perdido para España. Privadas de muchos derechos y relegadas por mandato del dictador (con la aprobación y beneplácito de la Iglesia Católica Apostólica y Romana) a las tareas del hogar, a muchas de nosotras, no nos quedó otro remedio que renunciar a nuestros deseos de poder obtener y ejercer una carrera, entre otras cosas porque las mujeres teníamos prohibido el acceso a algunas de ellas, este hecho fue desconocido en el pasado por muchas mujeres y hombres (como otras muchas cosas) y en la actualidad sigue siendo así, (de otra manera no tiene explición que en la actualidad en PP consiga tantos votos), doy por sentado que ninguna de ellas es culpable de dicho desconocimiento, pues la mayoría estábamos muy atareadas en el cuidado del hogar y de los hijos, no teníendo tiempo para otra cosa, ni siquiera para darnos cuenta del estado de marginación en el que vivíamos.

Es por todo esto, por lo que jamas daré mi voto a un partido de derechas como el PP, pues casi todos los que militan en el son herederos del franquísmo que nos marginó; esto se puede comprobar observando a algunos de los personajes que en la actualidad militan en sus filas, como por ejemplo el señor Fraga, Iribarne, que ocupo cargos como los de ministro de información y Turismo, vicepresidente del Gobierno y ministro de la gobernación con el Dictador.

3 comentarios:

  1. Qué bien!! qué bien que se escuchen las voces de las madres, de las hijas, de las mujeres que detrás o delante de los frentes de guerra hemos dejado las entrañas en el dolor del atropello...

    ResponderEliminar
  2. hola te dejo unblog que ppuede gustarte. es untrocito mio y de un amigo.
    http://cuestionatelotodo.blogspot.com/
    teresa aseret de facebook

    ResponderEliminar
  3. Anónimo21:20

    ¡Cuánta verdad! Espero que no se olvide el pasado, porque la cicatriz siempre te recuerda que antes hubo un herida; que aunque ya haya cerrado, sigue doliendo. Saludos, camaradas.

    ResponderEliminar